16 abril 2006

El Amenazado (Fragmento)

Pequeña Elucidación de una amistad

Ojalá mi pluma, cada vez más inexistente, dejara de jugar al oxímoron.

¿Cuánto de "ojalá" se torna en una expresión difusa? Talvez la misma cantidad de veces que tu voz me salvó del abismo y de las ansias de abismos... tu voz, o el eco de tu voz ¿importa acaso la diferencia? Lo que nos media es mayor a la distancia, es el recuerdo, que de alguna manera, es un recorrido más vasto, es la conjugación de todos aquellos fragmentos paradójicos en los que fuimos inmortales... Luego vinieron los años, los errores, las victorias, y los letargos; y nos fuimos enterando -aunque en realidad siempre supimos- que esa inmortalidad era imperfecta, que tan solo merodeaba como una postergación de lo inevitable.

Seguir Leyendo...

A medida que un hombre se va aproximando a su madurez -o a los cuadros depresivos-, el temor a lo sucesivo se hace más pronunciado, comienzan las paranoias a las grandes novedades, y el todo se desea circular, inalterable; Entonces el mundo comienza a adivinarse entre brumas de pasado... aquellos días de playa -tambien de las oscuras resacas-, las plazas, los breves juegos dialécticos que alguna vez nos entretuvieron, los sábados de facultad, también algún libro de Aristóteles que he precipitado en olvidar. Todos podemos empeñarnos en negarlo, pero es una negación absurda. Desgraciadamente, con el tiempo vamos tornando en Platonistas o Augustinianos.

No hay ningun secreto sobre la militancia de mi ateísmo, y es por esa simple cuestión, que valoro doblemente el hecho de habernos cruzado alguna vez en el camino, jamás estuvo predispuesto que así fuera, jamás hubo magias, excepto las que nos encargamos de crear. En esas fugas, en esa amistad sin pretenciones, en ese estar, allí se fundó el último de nuestros sortilegios, y por este, algunas veces hasta compartimos parcelas indistintas en el mismo universo.

Pero... ¿sabrás que aun en la furia de mi averno pensaba en tus palabras?
No, no te extraño, te recuerdo, lo que viene a ser una arbitrariedad de mi parte.

Dibujando

Si, hoy nos pasamos la tarde entre dibus, Barney, y galles.

11 abril 2006

Alguien ahí

"...Seré siempre el que esperó a que le abrieran la puerta, junto a un muro sin puerta..."
Fernando Pessoa.

"...Cuando el amor es ya inexpresable, las viejas heridas permanecen sin cuidado. Entonces descubrimos la última soledad: La del amante sin el amado, los hijos sin sus padres, el padre sin sus hijos..."
Don Ernesto.

Eso creo que será todo por hoy, lamentablemente no estoy de humor para escribir.

09 abril 2006

Metáfora sobre el día gris

Afuera se anuncia el preludio de la tormenta. Adentro la tormenta aun no acaba de terminar. En el medio, un abismo que nos separa de día, y una eternidad nos media en las noches.

Caen las primeras gotas sobre el ventanal que da hacia el jardín, miro las siluetas que dibujan sobre el vidrio con singular indiferencia. No puedo dejar de pensar que esta noche será igual a todas las anteriores, fabricando extensos diagramas dialécticos para importantes señores lindantes con la mediocridad, que suelen pagar bien aunque irregularmente.

Seguir Leyendo...

“All along the watchtower”, irónicamente correcto para este momento; mientras que, lapicera en mano, voy destruyendo mis últimos atisbos de escritor ¿será que tantas horas sin descansar obnubilan la mente? Lo cierto es que estoy disperso, pienso en la historia del mundo, que al fin y al cabo se reduce, casi litúrgicamente, en lo que soy.


¿Qué estará haciendo Joaquín? ¿Estará jugando, durmiendo, haciendo espectaculares escenas de caprichos que al final siempre terminan enterneciendo? ¿Estará pensando en mí? ¿Sabrá que lo triste de mis lágrimas son por no estar? Quizás alguno de los hilos que sostienen el universo nos estén comunicando en este momento y el ensayo de mi beso no quede en la nada; quizás estemos, en este momento, mirando la misma estrella que pugna por escaparse del estupor gris, y sea eso lo que acorta el margen del tiempo y del espacio… ¿Tiempo y espacio? Poner esto en esos términos es como poner al amor en función de las leyes de la termodinámica. La trascendencia de las almas se basa en pequeños cataclismos, luego se encadenan, y forman una especie de formal – nominalidad que solemos llamar linealidad temporal, aunque lo hacemos de una manera descarada.

Un comentario estos últimos días me sorprendió. Una persona que con el pasar ha devenido en una de mis mejores amigas me dijo: “Te colocaría en la lista negra de mis libres pensadores”, lo que, dado a las cosas que suelo escribir, y que aquí aun no publico, es una especie de halago. La respuesta es única y constante: Pienso y escribo esas cosas para no hacerlo sobre las cosas realmente trascendentes. Aunque esas cosas importantes sobre las que debiera pensar lo son para mi, y no para el resto de los hombres.

La mueca de mi sonrisa es gris, hoy pienso en una única persona, la que casualmente no está, aunque en realidad no hay casualidad en ello… hoy no hay juegos dialécticos que me distraigan de su ausencia…

Afuera la tormenta ya es un hecho, y descarga toda su furia sobre la espalda cansada de la tierra. Adentro la tormenta devino en guerra, la cual ha dejado un solo perdedor, el mismo de siempre, la misma parte de mí que usualmente suele perder en los solitarios cuartos de esto a lo que empedernidamente llamo hogar.

Sé que mi soledad ya no es existencial, sé que hay alguien que me espera para jugar entre camioncitos y sonrisas.

La mueca de mi sonrisa sigue gris, pero tiene algo distinto… tiene esperanzas en mañana. Y mientras tomo las llaves para salir, levanto los ojos, veo el cielo cubierto de una vez, siento algo extraño, un extraño candor en uno de los girones de mi alma… Sé que Joaquín en este momento está pensando en mi.

07 abril 2006

Elucidación con pocas ganas

A lo largo de la historia de la humanidad se han ido creando -si, creando- verdades (morales, religiosas, científicas, etcétera), algunas de aquellas han sido reemplazadas por otras por diversos motivos, lo que antes justificaba el mito – y ahora la religión – en este tiempo lo justifica la ciencia, a riesgo de convertirse en la religión del nuevo siglo. -Pueden negarlo, pero en el avatar cientifico se cree ciegamente-. Es cierto, se han ido inventando verdades pero siempre con la misma sutilidad de hacer ver que esa es LA VERDAD como valor en si.

Seguir Leyendo...

Establecer la ciencia como nueva creencia totalizadora y estandarizante es un gran riesgo; pero aun así se elucidan ciertos rasgos de culto en ella, y el mas repulsivo es el convencimiento absurdo de que en ella se encuentra la verdad, o lo que es lo mismo, que el conocimiento científico y los métodos de investigación por el utilizados son los únicos ciertos, validos, Verdaderos; esta fundamentación continua y aberrante de la naturaleza es el nuevo engendro del hombre, de este hombre moderno que se piensa libre. Y si ¡Aquí está la nueva religión!

La ciencia es al fin un punto de vista, El punto de vista hegemónico del presente. Los hombres de ciencia han de devenir en profetas (si es que aun no lo han hecho, esto luego lo discutiremos), y entonces conviviremos entre las dos tiranías, la de los metafísicos y la de los cientificistas ¿Cuál será peor? La primera por estos tiempos va mostrando sus fisuras a causa de la segunda, tanto así que ha debido complejizar su mentira, renovándola, sustituyéndola, engañándonos, usando el perspectivismo como herramienta – ese perspectivismo que tanto odiaron en su pasado poderoso de sangre y fiebre– que los profetas quisieron decir esto y no lo otro que se encuentra fehacientemente escrito. Esta vergonzosa danza proviene ya desde el duro golpe de Copérnico, hasta la bofetada de Darwin, y más, mucho más; cito aquellos dos puesto que son los más conocidos por todos en general.

Pero esta lucha sin cuartel no es nueva, se ha dado como dijimos antes siempre a lo largo de la historia, la generación de una nueva religión, de un nuevo linaje de dominadores (otrora dominados) que destruye a los anteriores devolviéndolos a su escalafón anterior (de dominados). Pero hay algo relativamente innovador en esta fase de la lucha entre dos tipos de cultos, esta vez se confrontan el dios metafísico y el dios “razón” (Que lucha por adquirir su eidos metafìsico), esta batalla a muerte comienza si no antes en el siglo XVIII con aquellos pensadores utopistas que veían mas ingenuamente a la razón como dogma, e ideología.

La ciencia, según mis cavilaciones me indican, es una religión en construcción, cuyo dios es el “conocimiento”, el paradigma, y la Razón; las vestiduras de profetas recaen en los científicos. De esta manera se logran las dos cosas primordiales, la formación del aparato de adoración, y la ideología (ya no con ingenuidad, sino como aparato de ejercicio de poder), que deviene de la formación de la religión misma. Si acaso piensan que esto no es así les recomiendo que recuerden la ultima vez que han escuchado a un hombre de ciencia, y que me digan si no escuchaban sus palabras como si bajara del mas allá, con el halo de verdad dado por su investidura: ¿Una verdad revelada? Porque al cabo, a pesar de la creencia de la verdad en si, como valor inherente a la naturaleza, es por demás claro que la verdad tiene más o menos valor dependiendo de quien la enuncia.

Más de uno de estos neo-profetas, saldrá de su madriguera a contrariar esta concepción – que no es nueva, ni original, ni nada por el estilo – pero es de esa manera y no de otra como se encubren las construcciones, por medio de la negación.

Esta nueva religión con el tiempo mantendrá los principios y las normas del antiguo mito que sean utilitarias a su modelo de población, dominación y hegemonía (porque así lo llamaran, como hacemos nosotros mismos con las creencias anteriores al advenimiento de la religión de occidente).

El antiguo culto se formo por tres cosas, cuyo orden quedara para otro momento: por la necesidad de mentirse, por la necesidad de explicación, por la necesidad de dominación. Estas tres son correlativas y casi simultáneas, pero su ordenación no es justamente la que doy aquí, cosa que cavilaremos más adelante.

En estas tres concepciones la ciencia resulta más eficiente que el culto anterior; su fundamentación se encuentra en una oscura presentación: que el Saber científico es asequible a todos. Suena bonito, y casi es una pena que sea una artera falacia. Lo mismo se daba con la adoración del antiguo dios, todos podían llegar hasta él, aunque prontamente este se fue alejando del común, excepto para reprimir, violentar, y controlar; y luego en un sopor estúpido, perdonar; puesto que no hay mayor violencia ni represión que la que se encuentra en el perdón celestial y absoluto.

El ejercicio fundamental del conocimiento se encuentra reservado a unos pocos, el resto (el gran resto) solo recibe de el la dura violencia de los que lo ejercen.

Todo esto es demasiado simple, y no por ello equivocado, podría decir, viendo las pautas en las que se desenvuelve el presente, que cuando el sueño democrático al fin muera, sobrevendrá la tiranía tecnocrática, así como en su tiempo lo hizo la teocracia, aunque este y aquel sean lo mismo aunque con diferente máscara y mecanismos de refinación superior.

Ahora, y a manera personal, me pregunto: Para qué pensar en estas cosas si el mundo a devenido en una fabrica de pelotudos a gran escala. Lamentablemente ya a nadie importa estos temas, a nadie interesa los mecanismos de dominación que nacen con la conjetura de una verdad Aristotélica, de los cuales, al final, se convertiran en una despreciable mercancia... a nadie ya le importa nada mientras tenga DVDs, las camisas de moda y modernos celulares. Lo inquietante no es tenerlos, sino basar en ello la felicidad -como tristemente veo a diario-. Como dijo Nietzsche hace tantos años ya: "El hombre prefiere querer la nada a no querer"... pobres los hombres que han de venir despues de nosotros, que ya no tendrán siquiera una Nada digna.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...