19 marzo 2009

Blogeratización feisbuqueabunda

Con la locura del Facebook, los blogs quedaron arrumbados en un rincón junto con todas aquellas cosas inútiles como el latín, el Atari y la religión. Cosa que, en realidad, no está tan mal.

El problema es qué hacemos con todos los títulos horrorosos que habíamos pergeñado, como "revolución blog" y cosas por el estilo que hacen un revival algo grandilocuente y aggiornado del lugar común (y todos odiamos el lugar común).

El blog nunca respondió a una necesidad -en este caso, de la expresión-, sino que fue un juguetito nuevo y advenedizo que con el tiempo, como es natural, devino. No se murió, pasó de moda, cosa que en algunos casos, es peor que la muerte.

Hoy todo es cumbio y carnaval...

15 marzo 2009

Dualidad

Para cuando Argos regresó, el mundo había cambiado y ya no podía comprenderlo.
Se aclaró la garganta y con su voz atronadora, dijo, "existe fuera del tiempo un dios y dentro del tiempo otro dios. De aquel no podemos decir nada -ni siquiera su nombre-, porque pertenece a otro campo, a un lugar inconjeturable al que miles de años de meditaciones no pudieron acceder. De este, que rige nuestras vidas y conforman uno con él, puede llamárselo voluntad. Toda vida se rige por la voluntad. Ese es nuestro único absoluto". Pero nadie le prestó atención ni se conmovió por aquel timbre de voz que tiempo atrás hacía temblar los cimientos de la tierra. El mundo había cambiado y era abominable.

12 marzo 2009

Allí donde están las cámaras - Seguridad y Justicia

Escribo a toda velocidad, aunque el tema merecería un buen análisis. Uno que no estoy en condiciones de hacer por esas cosas de mi oscilación con la realidad mundana.

Antes, las marchas eran por la Justicia o, más bien, por pedido de justicia. De hecho, el cántico de las masas -del tamaño que fuere, ya que no hay un manual de volúmenes de masas- era "jus-ti-cia, jus-ti-cia", palmas y corte de calle. Ahora el tema es otro, tanto más complejo en la medida en que es producto del fracaso del otro. El canto es "seguridad".

Creo comprender la diferencia entre autoridad y autoritarismo, su delgada línea divisoria y la necesidad de lo primero; así como tambien creo que la función del Estado no es ejecutar la venganza, sino administrar la Justicia. Algunos dirán que la justicia es la progresión de la venganza en un estado de disciplinareidad, pero ese ya es otro debate.

Lo que aterroriza es la forma espasmódica que tiene la sociedad de encarar los problemas que la aquejan y la manera consecuente de la política de hacerse cargo. Ya que, en lugar de ir delante de los problemas, siempre va detrás.

Lo que más justifica el miedo, es lo que se entienda por seguridad y lo que se entienda por justicia, porque generalmente, la salida que se adopta a lo primero es la de derecha y con violencia, mientras lo segundo queda relegado a un plano menor, al no corresponder al show de las cámaras, allí donde se congrega la masa.

Esto es interesante, antes las cámaras iban a la marcha, ahora la marcha va a la cámara, para hacer pública su decepción, para darse, quizás, legitimidad.

09 marzo 2009

Sobre las filosofías deficientes

Leo una entrevista con cierto disgusto. Pensé, "si Feinmann es de izquierda, yo soy el anticristo". Agregué, "o San Juan le pifió o soy muy irresponsable". Miré en la RAE, el "U. t. en sent. fig." me dejó más tranquilo. ¿Feimann es de izquierda? ¿Yo soy el anticristo? Los términos se me confunden, ¿seremos acaso lo mismo? No, lo mismo no, prefiero corromper gente de una manera, digamos, más honesta y no -también digamos-, usar una endeble berretada agorera para vender libros. Pero creo que ambos, en nuestras tareas, dejamos mucho que desear.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...