24 diciembre 2006

El mañana vendrá

La mañana me encuentra otra vez sin haber dormido, perdido en largas cavilaciones.

En mis años idealistas suponía el Ser como la “Mismidad”, algo así como ser en si mismo. Más luego vino la depresión basada en la decepción con los hombres. ¡Tarde comprendí que la “Mismidad” donde había construido mi hermoso templo era no más que un recurso de enunciación!

Seguir Leyendo...

El hombre que decepciona suele ser en tanto los demás, es el hombre del discurso que yace tan vacío como su interior. Precisamente, le ha quedado lo menos preponderante: la cáscara de humanidad.

Sin embargo, a veces encuentro esas grandes almas que caminan desorientadas por los avatares de un mundo cada vez más abstracto y retórico, donde la misma oralidad y el contacto están siendo destruidos por la infamia de las telecomunicaciones, que tienden a encerrar al hombre, a convertirlo en un esclavo blanco de sus propios chiches tecnológicos, como una representación en miniatura aquellos míticos elegantes blancos que eran el regalo-castigo de los emperadores chinos.

Esos espíritus descolocados de esta sociedad que no los comprende son los que despiertan mis esperanzas, como un catalizador que me devuelve a las viejas magias dándome las fuerzas para seguir escribiendo –secretamente, en tumultuosas cartas- para ellos. Borges siempre jugó con una nota del poeta ingles Coleridge: “Si un hombre atravesara el paraíso en un sueño, y le dieran una flor como prueba de que había estado allí, y si al despertar encontrara esa flor en su mano… ¿Entonces qué?”. Son esos poetas del porvenir los que me aseguran la posibilidad de un futuro distinto… son la prueba, la flor en las manos.

Hoy desperté con la desesperada necesidad de escribir después de tanto tiempo de lograr no más que esmirriadas interconexiones de palabras; hoy desperté con la necesidad de que el humanismo fuera nuevamente posible, no hoy, sino con suerte cuando la mayor parte de los vicios que portamos hayan muerto con nosotros, puesto que somos incorregibles. Solo unas pocas almas –siempre demasiado pocas- serán lo suficientemente cristalinas como para no corromper el mañana, y que este sea posible. Pero en este mundo corrupto y chabacano, donde ser es ser el otro, como una fotocopia existencial que no aproxima rasgos, sino que calca o expulsa ¿Cómo es posible que puedas existir vos que sos distinto, y que por eso mismo caminas a tientas entre la neblina popular de decir y no hacer, ni creer en lo que se dice?

No sé si puedo ofrecer esperanzas, cometer la infamia de pensar o actuar de una manera distinta equivale al epíteto de “Loco”. Pero lo gracioso es que hombres tales como Einstein, Gandhi, Pascal o Van Gogh fueron primariamente “locos” para el pobre resto que no podía comprenderlos. La genialidad fue posterior, luego de años de injurias.

A veces cierro las puertas de esta fortaleza solitaria que me he construido, y enarbolo la vieja bandera de: “Quien no comprende no merece comprender”. Pero en las mañanas me levanto con este afán irreducible de vivir, con esta esperanza arrolladora que me salva del nihilismo… vos me sacás de ese oscuro abismo de la negación, en este sentido soy yo el que tiene que agradecer y no viceversa, porque vos sos la última esperanza de un mañana que rompa con esta sucesión progresiva de hoy que tantos años a durado.

A Joaquín Augusto y a Mariana Andrea.

04 diciembre 2006

La Nouvelle

Hasta que al fin me decidí y empecé a escribir una humilde nouvelle. Hoy publiqué el primer capitulo, y mi intensión es ir haciendolo una o dos veces por semana en capitulos cortos. Pues bien, a esta altura no creo que nadie se asuste si se encuentran con elucidaciones algo sombrias o con pincelazos de mi particular sentido del humor.
Por ahora el titulo es: Despertar.

Espero que la lean primero y que les agrade después.

Si les agrada o les interesa, recomiendenla, es la unica manera de sumar amigos a la lectura. También puede no gustarles, están en todo su derecho, aquí les pido que me lo hagan saber.

Saludos.

30 noviembre 2006

Atrofia intelectiva


“Mama”, del disco Hunters and Prey en repeat, la caja de Marlboros a medio terminar, y aun no se me cae una miserable idea para escribir.

Es cierto, hace 24 horas que estoy yendo y viniendo, sin detenerme; quizás sin querer detenerme… pero ¡qué carajos! antes podía escribir colgado del estribo del tren mientras observaba -no sin desagrado- al morocho apretujado y sudoroso escarbarse la nariz, en tanto gambeteaba con la cabeza los objetos contundentes que suelen estar al costado de la formación.
Seguir Leyendo...

Es cierto, antes era un pelotudo, pero al menos escribía.

Cuanta razón tenía Matías cuando dijo: “Cuando te pagan por escribir fuiste, se te acabó la inmortalidad, dejás de escribir para vos”.

Saco números, me pagan en dos lugares por hacer básicamente lo mismo: Escribir. ¿Qué? No importa, siempre tuve suerte hasta hoy: Las ideas me golpeaban, se amontonaban, y era yo el que se daba el lujo de descartarlas, como quién le pega una patada en el culo a los evangelistas que te golpean las puertas a las 9 de la mañana. Tanto así, que fui convirtiéndome en un mercenario al estilo: “Haz dinero bien sin mirar necesariamente a quien”.

Un día la magia dejó de suceder.

Aun puedo sentarme a la máquina y decir: “Será por dinero”, y elucubrar un texto más o menos decente, o en su defecto, lo suficientemente caótico e intrincado como para que la gente que no tiene la más puta idea de lo que es la vida, ni la cultura, ni un libro de filosofía… o tan solo un puto ensayo de astrología –si, sobre la mierda estrafalaria pseudo predictiva también se escriben ensayos, como también es el caso del psicoanálisis-, envíe un mail diciendo: “Vaya texto interesante Cristian”.
Lo cierto es que esta gente (que suelen ser los más), jamás se dará cuenta de que todo es una mentira, y de que a lo sumo le estoy tomando el pelo en tanto colaboran para ello; porque no hay peor pelotudo que el pelotudo que cree en su genialidad, citemos como ejemplo a Luis Majul, a Guillermo Cherasni o a Paulo Coehlo.
Pero a todo esto hay un problema: Yo mismo sé lo que es.

Creo que para el argentino promedio, el hecho de que le paguen por hacer exactamente lo que le gusta, es de por si el infierno. Puesto que este, sobre todo el porteño aunque también el bonaerense, es:

A: Quejoso.
B: Llorón.
C: Blando (medio maricón).
D: Ególatra.
B: Fanfarrón.
C: Ignorante.

De manera que todo irá bien siempre y cuando tenga algo con lo que putear, mejor aun si este algo le permite vanagloriarse por su propias virtudes -las cuales ignora-, y no pone demasiado en evidencia su falsa erudición, o lo que es lo mismo, su completa ignorancia acerca de lo que está versando. Por ejemplo: El argentino promedio dice haber leído a Borges, y todo marcha de la manera correcta hasta que a algún imbecil –Que será catalogado por el resto de su vida como pedante de mierda- se le da por preguntar qué carajos habría querido decir Borges cuando escribió la “Biblioteca de Babel”. Ahí todo se jodió; si no lo vio por Discovery Channel o no se lo contaron, difícilmente pueda dar una respuesta, difícilmente haya leído el cuento, difícilmente no termine en golpiza.

Si te inhiben la capacidad de quejarte por el trabajo, a nivel personal ¿De qué vas a renegar? Esto sin tener en cuenta de que vivís en un país no de mierda, sino con gente de mierda; que probablemente odias a tu mujer, y que quizás no soportás a tus hijos. Sería como estar confinado a un edén donde todas las mujeres son altas, rubias y tetonas… un prostíbulo soñado, pero edén. Este espécimen nacional jamás osaría preguntarse qué pasará después del hastío, ya que se le ocurre como imposible, que jamás llegara, nunca se le caerá una puta idea –como me ocurre a mi en este momento-.

El argentino promedio ha heredado los vicios de sus raíces, la testarudez, la afición por romper las pelotas con los lamentos y la nostalgia irresoluta. También ha adquirido nuevos: su cosmopolitismo berreta, la necesidad de no ser tan argentino -porque no hay cosa peor que al criollo lo reconozcan como tal-, el berretín por los dólares, el afán por la vida fácil y la puta desidia no pensar, total para qué, es perspicaz, para esas arduas tareas existen los japoneses y los filósofos.

Quizás el peor defecto del argentino promedio sea ese adolecer cuasi patológico de facilismo, del peor, del intelectual. Todos somos grandes escritores de cuadernos Rivadavia tapa blanda, ninguno de nosotros será Homero Mansi.

Este texto es, en si, la demostración de que puedo estar todo el día sin que se me caiga una puta idea sobre qué escribir, de que soy argentino, y de que el amor de una poeta -a la que se le dio por existir- me está llamando.

Este texto es lo suficientemente enmarañado como para que digan que es interesante o para que genere reacciones… para mi es solo otra pérdida de tiempo.

Por cierto, estoy pensando en dar de baja el blog, así que si no vuelvo a escribir por acá no lo lamentarán más de dos o tres personas.

19 noviembre 2006

Mariana de Noche

A veces los sonidos me llevan hacia donde las palabras nunca han podido, revelan mi alma, sus contradicciones y sus fuertes dolores existenciales. No importa si la guitarra está ya cansada y solo tiene cuatro cuerdas como en este caso, lo importante es tener el rapto de locura y la persona indicada. Aunque los dolores de la tendinosis me impiden tocar como antes, esta vez valió la pena.
A la Poeta de las noches que siempre me falta, Mariana de noche.

29 octubre 2006

Elucidación VI (Fragmento de dialogos preliminares)



(Otro retazo del viejo ensayo que jamás continuaré, y que está esperando a ser aniquilado).

El hombre vive sometido a su propia mediocridad, la situación de dominación siempre es la misma, la necesidad de mentirse siempre es igual, el método de mentira es idéntico; lo único que suena distinto es el refinamiento de los métodos (ya no somos tantos lo que creemos en aquel dogma del dios de occidente, sino que ahora devenimos en estos que adoramos al gran tótem científico). No creo – pongo toda mi duda utópica en ello, que por cierto siempre es demasiado poca – que haya sido desde siempre de esa manera… pero ¿Es tan propia su mediocridad? ¿Puede ser tan de este modo? ¿Acaso no hay esperanzas ni en el “futuro”, ni en la historia? Cavilo y vuelvo a hacerlo, la mediocridad del hombre rebaño se debe a la construcción de las reglas que luego se naturalizaron, a la transgiversación de los conceptos – por ejemplo libertad – y a la creación de otros procedentes de aquellas reglas de dominación – Por ejemplo Moral -, en otras palabras, a la creación del hombre de rebaño.
Seguir Leyendo...

Dejémoslo claro, todo ser en si mismo, consciente o inconscientemente desea dominar, disponer, ser Libre, creador de su propia regla, de su propio fin; el ser dominado por otro/s es simplemente el fracaso existencial. Visto de una manera casi paranoica, damos cuenta de que hoy todos, absolutamente todos vivimos en el rotundo fracaso del hombre, lo que nos da como resultado que hay alguno/s que tiene/n el dominio ¿Puede ser así? Depende, las reglas del juego no han variado drásticamente por lo menos a lo largo de los últimos dos mil años, lo han hecho en lo insignificante, en lo puramente periférico; lo trascendental (o lo nuclear, como prefieran) es permanente e inmutable. Entonces el actual dominador, el perfecto rey de las voluntades es aun esclavo de aquel primer hombre que decidió la existencia de un dios y de un aparato de adoración – dominación tanto del dios como del hombre. Hoy que asistimos a la elucubración de una posible nueva religión podemos dilucidar esto mas claramente que nunca antes desde aquella hecatombe ocurrida en la historia pseudo primitiva.
¿Estoy haciendo apología de un pasado de leprosos y cavernas? De ninguna manera, puesto que como he dicho la basura no ha cambiado en lo absoluto en lo central, solo ha ido cambiando de mascaras. El romanticismo estoico e imbecil, es para estoicos e imbéciles si al fin y al cabo no son la misma cosa.
Las reglas de las que deviene la mediocridad existencial nos preceden, he incluso seguirán existiendo cuando nuestros huesos ya siquiera sean polvo, porque ¿Quién en su sano juicio puede pensar que se puede desarticular miles de años de fraude y extorsión en el transcurso de la vida natural de un hombre o de una generación de hombres?
Con más gracia, ironía, y talento Nietzsche dice: ¡hemos matado a dios, estemos a la altura de las circunstancias, seamos dioses! Por mi parte no soy tan optimista, aquel dios aun vive aunque ahora en contraposición con este nuevo engendro. En vez de liberarnos de una buena parte de aquel culto de esclavos hemos recorrido el camino contrario, y nos hemos ido dejando engañar por este nuevo dogma, cuyos profetas enarbolando guirnaldas y cantos dulces nos fueron envenenando el alma con una faceta mas avanzada de lo mismo.
La ciencia en si –como ideal estupido-utópico- no es maligna, es el ejercicio de la misma lo que genera lo funesto, ese ennoblecimiento del saber científico, de la razón. A esto se nombra la evidencia empírica, el hecho fáctico, puesto que el saber científico se mueve dentro de estrictas reglas de “universabilidad”, o mas bien, de reglas generales. Es lógico que visto de esta manera una excepción a la regla sea solamente eso: una excepción; pero el hecho es mas complejo en realidad, un salto a la regla no es una anomalía si no la demostración que la regla o el paradigma que la sustenta es inútil, que ha fracasado rotundamente. A esto qué es más sencillo: ¿replantear las reglas o eliminar el “sujeto” que la contraria? Creo que a esta altura no hace demasiada falta que lo diga.
Podría decir que el saber científico es tan inútil como lejano al hombre; no le ha dado al mismo soluciones rotundas sobre la existencia –como tampoco lo hizo anteriormente el objeto de adoración anterior ni la filosofía- sino que le a proporcionado nuevas falacias, y por medio de estas “nuevas” vanas esperanzas, complejizando mas el problema insoluble. Es la nueva conceptualización, el nuevo encasillamiento, es por demás el nuevo emblema funesto de nosotros mismos. Pero como fue entonces que lo aceptamos… por medio del triste sueño del progreso, que si bien todos nuestro honorables cientistas dan por muerto aun le rinden culto por las noches de luna mortecina y tristeza existencial.
Con respecto a esta idea de progreso, los neoprofetas mantienen una relación dialéctica: lo desean y lo odian, y en ciertas circunstancias ambas cosas al mismo tiempo. Desean un progreso de microondas, televisores, métodos de estudio y terapias radioactivas; pero enarbolan los principios conservadores cuando de discutir lo fundamental se trata, cuando, por ejemplo, participan en el dogmatismo científico absurdo. Pero aun no pierdo la esperanza de que alguno de ellos no este contaminado por este ideal, que este se descubra primeramente hombre, pero hombre ya no de rebaño ni portador de una moral oscura y marchita, ni siquiera poseedor de una verdad universal, sino que de nacimiento a un nuevo tipo de hombre libre, quizás como en los primeros breves instantes de la existencia del hombre. Este quizás sea el nuevo Cristo.

Elucidacion V (Fragmento de diálogos preliminares)


(Esto es un retazo de lo que estaba escribiendo hace algún tiempo atrás, y lo pongo acá antes de borrarlo).

A lo largo de la historia se han ido inventando verdades (morales, religiosas, científicas, etcétera), algunas de aquellas han sido reemplazadas por otras por diversos motivos, lo que antes justificaba el mito – y ahora la religión – en este tiempo lo justifica la ciencia, a riesgo de convertirse en la religión del nuevo siglo. Es cierto, se han ido inventando verdades pero siempre con la misma sutilidad de hacer ver que esa es LA VERDAD como valor en si.

Seguir Leyendo...

Establecer la ciencia como nueva creencia totalizadora y estandarizante es un gran riesgo; pero aun así se elucidan ciertos rasgos de culto en ella, y el mas repulsivo es el convencimiento absurdo de que en ella se encuentra la verdad, o lo que es lo mismo, que el conocimiento científico y los métodos de investigación por el utilizados son los únicos ciertos, validos, Verdaderos; esta fundamentación continua y aberrante de la naturaleza es el nuevo engendro del hombre, de este hombre moderno que se piensa libre. Y si ¡Aquí está la nueva religión!

La ciencia es al fin un punto de vista, El punto de vista hegemónico del presente. Los hombres de ciencia han de devenir en profetas (si es que aun no lo han hecho, esto luego lo discutiremos), y entonces conviviremos entre las dos tiranías, la de los metafísicos y la de los cientificistas ¿Cuál será peor? La primera por estos tiempos va mostrando sus fisuras a causa de la segunda, tanto así que ha debido complejizar su mentira, renovándola, sustituyéndola, engañándonos, usando el perspectivismo como herramienta – ese perspectivismo que tanto odiaron en su pasado poderoso de sangre y fiebre– que los profetas quisieron decir esto y no lo otro que se encuentra fehacientemente escrito. Esta vergonzosa danza proviene ya desde el duro golpe de Copérnico, hasta la bofetada de Darwin, y más, mucho más; cito aquellos dos puesto que son los más conocidos por todos en general.

Pero esta lucha sin cuartel no es nueva, se ha dado como dijimos antes siempre a lo largo de la historia, la generación de una nueva religión, de un nuevo linaje de dominadores (otrora dominados) que destruye a los anteriores devolviéndolos a su escalafón anterior (de dominados). Pero hay algo relativamente innovador en esta fase de la lucha entre dos tipos de cultos, esta vez se confrontan el dios metafísico y el dios “razón”, esta batalla a muerte comienza si no antes en el siglo XVIII con aquellos pensadores utopistas que veían mas ingenuamente a la razón como dogma, e ideología.

La ciencia, según mis cavilaciones me indican, es una religión en construcción, cuyo dios es el “conocimiento”, el paradigma, y la Razón; las vestiduras de profetas recaen en los científicos. De esta manera se logran las dos cosas primordiales, la formación del aparato de adoración y la ideología (ya no con ingenuidad, sino como aparato de ejercicio de poder), que deviene de la formación de la religión misma. Si acaso piensan que esto no es así les recomiendo que recuerden la ultima vez que han escuchado a un hombre de ciencia, y que me digan si no escuchaban sus palabras como si bajara del mas allá, con el halo de verdad dado por su investidura. Porque al cabo, a pesar de la creencia de la verdad en si, como valor inherente a la naturaleza, es por demás claro que la verdad tiene más o menos valor dependiendo de quien la enuncia.

Más de uno de estos neo-profetas, saldrá de su madriguera a contrariar esta concepción – que quiero suponer que no es nueva ni original, ni nada por el estilo – pero es de esa manera y no de otra como se encubren las construcciones, por medio de la negación.

Esta nueva religión con el tiempo mantendrá los principios y las normas del antiguo mito que sean utilitarias a su modelo de población, dominación y hegemonía (porque así lo llamaran, como hacemos nosotros mismos con las creencias anteriores al advenimiento de la religión de occidente).

El antiguo culto se formo por tres cosas, cuyo orden quedara para otro momento: por la necesidad de mentirse, por la necesidad de explicación, por la necesidad de dominación. Estas tres son correlativas y casi simultáneas, pero su ordenación no es justamente la que doy aquí, cosa que cavilaremos más adelante.

En estas tres concepciones la ciencia resulta más eficiente que el culto anterior; su fundamentación se encuentra en una oscura presentación: que el saber científico es asequible a todos. Suena bonito, y es una pena que sea una artera falacia. También lo mismo se daba con la adoración del antiguo dios, todos podían llegar hasta él, aunque prontamente este se fue alejando del común excepto para reprimir, violentar, y controlar; y luego en un sopor estúpido, perdonar.
El ejercicio fundamental del conocimiento se encuentra reservado a unos pocos, el resto (el gran resto) solo recibe de el la dura violencia de los que lo ejercen.

Todo esto es demasiado simple, y no por ello equivocado, podría decir viendo las pautas en las que se desenvuelve el presente, que cuando el sueño democrático al fin muera, sobrevendrá la tiranía tecnocrática, así como en su tiempo lo hizo la teocracia, aunque este y aquel sean lo mismo aunque con diferente máscara.

25 octubre 2006

Con un demonio que tengo un mal día!


Tengo gripe, fiebre y demases; esto me pone de mal humor.

Nada me sienta bien, ni la Tv, ni la charla, ni los libros, ni siquiera este estupido manifiesto que solo servirá para decir que… estoy de mal humor porque tengo gripe, fiebre y demases, y que nada, ABSOLUTAMENTE NADA me cae en gracia el día de hoy.

Estoy leyendo 1984 de George Orwell, es un buen libro… deja un inquietante amargo sabor… deja al menos algo, bastante más que lo que logran los librejos de autores pobres pero revestidos de grandes pompas, como por ejemplo Fernando Savater, Paulo Coelho, Emile Cioran, etcéteras muchos…

Orwell escribió un solo libro decente, dicho a mi propio arbitrio, y es éste, el resto es… bueno, no es basura, pero no me satisface.

En fin, me voy a pasear mi pesadez por otro lado.

Argos.

Alma





En mi mente, en mi corazón, en mi alma y mi piel llevo grabados tu nombre, tu amor y tus sonrisas.

20 octubre 2006

Ataraxia


Es extraño, una de mis mejores amigas dice preferir a un Cristian feliz a uno en pleno acto de escribir. En cierta medida es cierto, no soy feliz escribiendo, pero es la unica barrera que contiene a mis demonios… ¿y qué otra cosa puedo hacer? ¿abandonarme a mi propia decepción? ¿volver a pensar en palabras que crei verdaderas? ¿recordar o tratar de recordar, cada mirada, cada gesto, cada abrazo, cada paso en el nadir? ¿expresar esta angustia a mi inconmensurable soledad? ¿prescindir de los panfletos de una noche infinita? ¿convertirme en el dios de los desesperados o en profeta de los escepticos? ¿renegar de mis ciencias y de mis liturgias? ¿sospechar de que mi sombra no es en realidad tan mía, que ya no me pertenece? ¿cimentar las bases de nuevos y esteriles paroxismos? ¿hacer alarde de las fronteras rotas de mi alma retórica? ¿elucidar el juego de lo que ya no está? ¿mirar dentro de mi aun sabiendo lo que voy a encontrar y lo que no? ¿arrebatarme los recuerdos exasperantes de un pasado siempre mejor?

Es verdad, es extraño… es imposible, pero finalmente es… o no. Probabilísticamente soy un imbecil, pero también, y por lo mismo, quizás no.

Para vos Morocha...

16 octubre 2006

Trampas de las pseudociencias



"Una pseudociencia es un montón de macanas (sandeces) que se venden como ciencia. Ejemplos: alquimia, astrología, caracterología, comunismo científico, creacionismo científico (recientemente rebautizado como “diseño inteligente”), grafología, memética, ovnilogía, parapsicología, psicoanálisis.
¿Cómo se reconoce una pseudociencia? Se la reconoce por poseer al menos dos de las características siguientes

Seguir Leyendo...
:
1. Invoca entes inmateriales o sobrenaturales inaccesibles al examen empírico, tales como fuerza vital, alma inmaterial, superyó, creación divina, memoria colectiva y necesidades históricas.
2. Es crédula: no se somete sus especulaciones a prueba alguna. Por ejemplo, no hay laboratorios homeopáticos ni psicoanalíticos. Corrección: en la Universidad de Duke funcionó el laboratorio parapsicológico del botánico J. B. Rhine; y en Paris existió el laboratorio homeopático del Dr. Benveniste. Pero ambos fueron clausurados cuando se descubrió que habían cometido fraudes.
3. Es dogmática: no cambia sus principios cuando fallan ni como resultados de nuevos hallazgos. No busca novedades, sino que queda atada a un cuerpo de creencias. Cuando cambia lo hace solo en detalles y como resultado de disensiones en la grey.
4. Rechaza la crítica, matayuyos normal en la actividad científica, alegando que está motivada por dogmatismo o por resistencia psicológica. Recurre pues al argumento ad hominem en lugar del argumento honesto.
5. No encuentra ni utiliza leyes generales. Los científicos, en cambio, buscan leyes generales.
6. Sus principios son incompatibles con algunos de los principios más seguros de la ciencia. Por ejemplo, la telequinesia contradice el principio de la conservación de la energía. Y el concepto de memoria colectiva contradice la perogrullada de que solo un cerebro individual puede recordar.
7. No interactúa con ninguna ciencia propiamente dicha., en particular, ni psicoanalistas ni parapsicólogos tienen trato con la neurociencia. A primera vista, la astrología es la excepción, ya que emplea datos astronómicos para confeccionar horóscopos. Pero toma sin dar nada a cambio. Las ciencias en si forman un sistema de componentes interdependientes.
8. Es fácil: no requiere un largo aprendizaje. El motivo es que no se funda sobre un cuerpo de conocimientos auténticos. Por ejemplo, quien pretenda investigar los mecanismos neurales del olvido o del placer tendrá que empezar por estudiar neurobiología y psicología, dedicando varios años a trabajos de laboratorio. En cambio, cualquiera puede recitar el dogma de que el olvido es efecto de la represión, o de que la búsqueda del placer obedece al “Principio del placer”. Buscar conocimiento nuevo no es lo mismo que repetir o siquiera inventar fórmulas huecas".

15 octubre 2006

Otra frase intrascendente


"Transcurrir la vida desapacionadamente es lo más cercano a vivir la muerte que se puede conjeturar. ¿Cuanto tiempo llevas ya viviendo en la senectud de tus días? ¿Cuántos discursos micelaneos y estrambóticas caídas has proclamado? Solo salva nuestra existencia la pasión, cuya raíz es 'Pathos', y que nos hace -afortunadamente- tan distintos".

Argos dixit.

07 octubre 2006

Frase intrascendente


"Aquellos que carecemos de talento, tenemos la obligación implícita de, por lo menos, tener buen gusto".

02 septiembre 2006

Colabore con la cultura de Hernán - Volumen I


Bueno, especialmente para que el señor Ricardo Hernán inicie su placentero viaje al extraño mundo de la ´Cultura´le dejo una maravillosa poesía de Arthur Rimbaud llamada 'Comte' del 'Les Illuminations', que espero sea de su agrado.

Seguir Leyendo...


Un Prince était vexé de ne s'être employé jamais qu'à la perfection des générosités vulgaires. Il prévoyait d'étonnantes révolutions de l'amour, et soupçonnait ses femmes de pouvoir mieux que cette complaisance agrémentée de ciel et de luxe. Il voulait voir la vérité, l'heure du désir et de la satisfaction essentiels. Que ce fût ou non une aberration de piété, il voulut. Il possédait au moins un assez large pouvoir humain.

Toutes les femmes qui l'avaient connu furent assassinées. Quel saccage du jardin de la beauté ! Sous le sabre, elles le bénirent. Il n'en commanda point de nouvelles. - Les femmes réapparurent.

Il tua tous ceux qui le suivaient, après la chasse ou les libations. - Tous le suivaient.

Il s'amusa à égorger les bêtes de luxe. Il fit flamber les palais. Il se ruait sur les gens et les taillait en pièces. - La foule, les toits d'or, les belles bêtes existaient encore.

Peut-on s'extasier dans la destruction, se rajeunir par la cruauté ! Le peuple ne murmura pas. Personne n'offrit le concours de ses vues.

Un soir il galopait fièrement. Un Génie apparut, d'une beauté ineffable, inavouable même. De sa physionomie et de son maintien ressortait la promesse d'un amour multiple et complexe ! d'un bonheur indicible, insupportable même ! Le Prince et le Génie s'anéantirent probablement dans la santé essentielle. Comment n'auraient-ils pas pu en mourir ? Ensemble donc ils moururent.

Mais ce Prince décéda, dans son palais, à un âge ordinaire. Le Prince était le Génie. Le Génie était le Prince.

La musique savante manque à notre désir.

23 agosto 2006

La puerta de atrás (Crítica a Ricardo De La Torre, rector de la UCA La Plata)


El secreto de esta breve cavilación: Toda conjetura está fundada en lo que somos.
El otro día, mientras fumaba mi vigésimo primer cigarrillo, y miraba algo de Tv, tuve la oportunidad de escuchar al señor rector de la Universidad Católica de La Plata, el ingeniero Ricardo De La Torre.

Seguir Leyendo...
Debo admitir que escuchaba perplejo cosas tales como:
1. El sexo entre adolescentes es "maléficoaberranteasqueroso"(En otras palabras: habría que prevenirlo/prohibirlo).
2. No se debe permitir una ley de salud reproductiva (Condones, pastillas, y demases cuestiones anticonceptivas).
3. La educación sexual actual lo que hace es favorecer la abolición de valores tales como el casamiento, la familia, el amor, etc.
4. La legalización del aborto es un acto criminal.
5. El aborto es un acto criminal (Basado en premisas morales cristianas en parte, y en otras falsas premisas el resto).
Debo admitir que atragantandome con el humo del cigarrillo por uno de mis espectaculares accesos de ira (En este caso justificada), apagué el televisor con desdén, y me tomé la cabeza con ambas manos. Lo peligroso no es que exista gente así, que de hecho lo hace –lo que no quiere decir que me haga algún tipo de gracia-, sino que ocupe cargos como el de rector de una Universidad.
Este es el energúmeno que envió una carta amedrentativa al hospital de la Plata, en donde el comité de ética de dicha institución debatía el caso de la niña del artículo anterior. Una cosa es la ley, otra es el estudio de determinada cuestión, y otra completamente diferente es la postura de este imbecil, que de ingenios a de saber mucho, pero que en lo referente a la vida real o siquiera al análisis –tan solo esto-, no tiene la menor idea.
El muy buen señor De la Torre, hace la presuposición que la salud reproductiva y el tratamiento de la legislación abortiva responden a intereses de países centrales para la disminución de la maza crítica de personas en países periféricos en pos de un fin indeterminado ¿escucharon alguna vez argumento paranoico como este? en supuesto caso como el que plantea el delirante ingeniero, de un complot mundial contra los países periféricos ¿no sería más beneficioso una reestructuración de los lazos de vasallaje o el fortalecimiento de pseudo democracias para gentío iletrado e ignorante? Si el señor no está de acuerdo con el aborto y tampoco está de acuerdo con la educación sexual, y mucho menos con la salud reproductiva ¿no entra en una contradicción? Porque me parece que evitar la educación, en cualquier sentido sea esta, es contribuir con ganas a la ampliación de la ignorancia. Y es la ignorancia en si la que trae consigo misma la miseria… si, esa misma que vemos todos los argentinos cuando cruzamos la calle. Obviamente, si este caballero leyera las presentes líneas me acusaría de querer eliminar a los pobres, porque es así como funciona si cabeza retrograda; mi respuesta sería que no, no hay que pasar a degüello a los pobres para disminuir la pobreza, hay que enseñarle los libros para que dejen de ser ignorantes, y así, solamente de esta manera, su pobreza será menos aberrante. También podría señalar que esta es una función del Estado, lo que obligaría a responder que si bien es función del Estado el bienestar de todos sus habitantes, cosa que de hecho no hace, él (De la Torre) y gente como él, no hacen más que poner palos en la rueda… y eso que estamos hablando del máximo representante de una entidad educativa.
Vuelvo sobre un punto del párrafo anterior, la ignorancia y la pobreza no se subsanan con, justamente, más ignorancia, sino con libros y educación, y si estos no alcanzan con todos los mecanismos estatales y privados que sean necesarios para conseguirlo. La educación sexual ya entrado el siglo XXI es fundamental para grandes y chicos, porque también hay ciertos grandes que no la ven ni cuadrada, aunque nos parezca muy triste. El fin no es eliminar a los pobres –como dije antes-, sino eliminar la miseria, y son la ignorancia y la miseria un combo que no ha de existir por separado. Infames, hipócritas, y un aluvión de epítetos similares que mi caballerosidad no me permite proferir, son los calificativos con los que se debería referir a señores como el ingeniero De la Torre, que en su afán abyecto y deshonroso pretende defender lo que es indefendible, ya que el ataque a la educación en cualquiera de sus formas es un ataque a la educación en su totalidad.
Por otro lado, y también volviendo a la contradicción del hidalgo caballero al cual está dirigido este pequeño escrito, pretenden que la salud reproductiva sea demonizada y derogada para siempre… pero claro, el aborto es una desgracia punible en las nunca demasiado angostas llamas del infierno, y mi pregunta es ¿Por qué? Un simple por qué, cuya única respuesta es: Porque Dios así no lo quiere. Si un tal dios existe ¿puede un simple ingeniero reconocer su voluntad? O generalizando ¿puede un simple hombre reconocer su voluntad? Paradójicamente, esto me lleva a una vieja idea que no merece ser desarrollada aquí ‘Los valores religiosos no pueden ser jamás valores morales, la virtud cristiana puede que exista, no lo niego ni lo afirmo, pero no son ni serán valores morales’.
El señor rector nos habla de dar a los chicos en adopción, esta es una de las únicas ideas que a priori parece sensata –yo mismo he caído en esta falacia y no se me cae ningún anillo por admitirlo-. ¿Acaso este sensible hombre no advirtió la cantidad de chicos esperando un hogar? Nos dice que hay miles de padres esperando una oportunidad para adoptar pero que los trámites burocráticos son lentos y gigantes. Bueno, entonces habría que trabajar sobre esto, pero en forma complementaria con los puntos que he citado anteriormente, y no excluyente a lo anterior.
En mi pueblo se dice que si uno no sabe argumentar mejor se calla la boca, escucha y aprende. Cuando se argumenta con premisas deficientes una posición indefendible, lo único que espera del otro lado es la sorna y el desprecio, esto es lo que tendría que tener en cuenta el señor ingeniero antes de abrir la boca y proferir sus engendros.
Propongo aquí un pequeño estudio arbitrario sobre la cuestión del aborto y sus consecuencias, ya no desde el punto de vista legal como en el caso anterior, sino en contraste con la realidad… y sobre todo, una de mis brutales críticas dialécticas al señor De la Torre. Ya que podemos debatir, es más, debemos hacerlo, y no mantenernos en una actitud caprichosa, estrafalaria, y caduca.

Me reconozco en contra del aborto, pero también un acérrimo defensor de la salud reproductiva y de la educación sexual libre y gratuita para todas las personas.

Obviamente, si no tenés ni idea de lo que estoy hablando es porque primero viene este sobre el Aborto

Espero que les sea interesante.

20 agosto 2006

Essentia et Existentia

Al final, las hago de presentador. Aquí dejo una poesía de Don José Manuel Aznar Baigorri.

Essentia et Existentia

Divergencias ensombrecidas resumiendo un final
obtuso e inclemente, atisbadamente anunciado
por divergencias ensombrecidas en la cuadratura:
oscuras e ilustradas, demencialmente visionarias.

Alteraron las puertas adversas con la percepción
controvertida sobre el método en turbia demasía;
anacreónticamente nombradas cerca de la torre
propusieron el ente, el centeno de los abreviados.

Abomina hacia la línea perfecta en el crepúsculo,
oscurece la antítesis contra el nadir celeste;
precedencia sublimada en cicatrices sucedáneas,
sepulcros silenciosos al fragor de las riberas.

El tránsito de los objetos dentro de las glándulas,
una isquemia en perspectiva dentro del spleen,
corrupto, rompedor de las tinieblas; ¡estruendos!
que suplican bendición entre pérfidas plegarias.

09 agosto 2006

Apología (Fragmento de un debate).


El presente escrito es un pequeño fragmento de un entretenido debate que mantuvimos con uno de los que término siendo amigo a la distancia, del cual no revelaré la identidad por una cuestión de gran decoro y respeto. También debo reconocer que llegamos a una conclusión intermedia y amigable a ambos.
Por último, la presentación de este texto no hubiera sido posible sin la intervención de mi gran amigo José Manuel Aznar Baigorri, quien afortunadamente ha ido recopilando cada uno de los fragmentarios textos que a lo largo del tiempo he ido desperdigando por la web. Espero sin embargo, que algún día me facilite alguna de sus obras para publicar aquí, ya que es uno de los poetas jóvenes más talentosos que he tenido oportunidad de conocer y tratar, siendo sus metaforas lucidamente oscuras las que nos invitan hacia lo que está más allá de nuestras palabras corrientes.
Una advertencia: El texto puede sonar encendido y grandilocuente... hasta agresivo si se quiere, pero fue escrito en un lapso inimaginablemente corto de tiempo, y no lo he retocado en lo absoluto, ya que sería una especie de falta al honor.

Seguir Leyendo...


(...)

Es raro que se tome a Nietzsche simplemente como destructor, esto nos conduce a un error conceptual, o en todo caso a un error de su lectura del profesor alemán.
Lo cierto es que Nietzsche es la refundación de la filosofía, o lo que es lo mismo, a partir de él ya nada fue igual. Usted reconoce su parte destructiva, el martillo, pero veo que en realidad no elucida la otra cuestión, que en realidad es más importante, y esto es la necesidad de destrucción de los conceptos -y no solo de la moral cristiana, que si bien es cierto, como usted bien dijo, no es completo-. La destrucción de los conceptos Filosóficos hubieron sido necesarios para elucubrar la vida como razón principal, como principio ¿Esto no es acaso creación in situ a partir, o como resultado de una destrucción?
Por suerte Nietzsche no es un filósofo para todos, porque no todos lo comprenden. Es verdad, es también poeta, pero usted entiende la poesía como un genero menor y no como lo que indica la etimología de la palabra, que es en realidad como él lo entendía, como la Poiesis -dada su erudición aparente no me veo en la necesidad de develar el sentido de esa palabra griega-. El sentido figurado de la poesía le da otra libertad al filósofo, cosa que Heidegger (a pesar del dolor que esto me causa) nunca pudo comprender. También esto se puede reducir en otra cuestión "Aquel que no comprende no es digno de comprender".
También, usted, tiene razón en otra cosa; cuando Nietzsche conjetura que somos hijos del rigor, y que el dolor fue el elemento pedagógico con el cual se formo al hombre, y luego da la idea de un Superhombre -que da una idea errónea, mejor sería un "allende el hombre" o un "más allá del hombre"-, aparece a priori como una contradicción. El hombre creador de su propia regla, el hombre poieta, es, -según los estudios de mi gran amiga, la Dra. Edith Elorza-, una expresión de deseo, de vuelta a la edad de oro de la Hélade; y al cabo ¿quién no desearía ver al hombre libre de sus propias esclavitudes? También esto puede ser elucidado como una necesidad.
Y me pregunto en la medida que les pregunto ¿quién había conjeturado sobre la voluntad de poder antes del profesor alemán? porque usted plantea a Foucault como oxímoron de Nietzsche, quizás sin saber que la propia filosofía de aquel le debe su existencia a la de este... Vigilar y Castigar jamás hubiera existido sin la lectura conciente de Nietzsche; la Historia de la Sexualidad tampoco hubiese sido igual sin aquello que creo el profesor, que dio en llamar genealogía, si bien el francés había supuesto algo aproximado aunque mas precario, que dio en llamar arqueología.
Ahora, usted presupone que Nietzsche es escéptico, yo le diría que busca la verdad que se encuentra más allá, en donde todas las palabras para llegar tienen una carga histórica innecesaria, una sublimación y un ennoblecimiento estúpido... allí también encuentra la poesía como camino para su inteligencia casi criminal.*
Por otro lado, y quizás menos relevante, no está demás decir que la locura de Nietzsche es posterior a casi toda su obra, parecen desconocer la evolución de la sífilis...
Esto por ahora, por cierto, no es todo lo que tengo que decir, pero si todo el tiempo que tengo para responder.

*(Nietzsche elucubra la vida como único valor causa sui, por lo tanto, no es alocado proponer en el término vitalidad lo que nosotros entendemos como Verdad (con mayúsculas). Más allá de esto, el concepto Verdad, solo adquiere carácter dominativo, y por el mismo, denominativo. Dicho en otras palabras, forma al fin una herramienta más del ejercicio de la voluntad de poder).
Esta aclaración es posterior, debido a que dicha frase ocacionó algunos malos entendidos.

02 agosto 2006

ABORTO


No pretendo aquí soluciones, sino nuevas preguntas.

EL CASO:

Una joven menor de edad, dicapacitada mental, fue violada por un familiar. Producto de esta violación la joven queda embarazada, cursando actualmente el quinto mes de gestación. Los tutores legales (En este caso sus padres) solicitan el aborto ante la justicia.

EL LUGAR:

Guernica. Provincia de Buenos Aires. Argentina.

Seguir Leyendo...


SUPOSICIONES:

Antes que nada empecemos por los hechos concretos. La familia de la muchacha recurre a la justica, la práctica fue denegada en fallo de primera y segunda instancia, luego la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires deciden autorizar el aborto en un fallo dividido de 6 contra 3.
Como todos sabemos, la práctica del aborto está prohibida en Argentina por lo que dicta el código penal en el articulo 85:

Art.85.- El que causare un aborto será reprimido:
1) con reclusión o prisión de tres a diez años, si obrare sin consentimiento de la mujer. Esta pena podrá elevarse hasta quince años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer;
2) con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si obrare con consentimiento de la mujer. El máximum de la pena se elevara a seis años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer.

Luego, el artículo 86 prevé la no impunibilidad en los siguientes casos:

Art.86.- Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además, inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo.
El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:
1) si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;
2) si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto.

Teniendo en cuenta esto, el profesional al cual se dirigieron los tutores legales de la muchacha no tendrían por qué haber recurrido ante el Poder Judicial, puesto que es una práctica no punible en este caso, por lo tanto, se tendría que haber efectuado sin más y a la brevedad. Esto no se hizo debido quizás a cuestiones personales del profesional a cargo de la paciente, y fue remitido al Poder Judicial.
En Argentina, por encima del Código Penal hay solo una cosa, la Constitución Nacional Argentina. La cual en la reforma de 1994 adopta los tratados y pactos internacionales como parte de la misma, entre ellas la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en el artículo número 3 dice lo siguiente:

(…)
Art. 3:Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
(…)

También está el pacto de San José de Costa Rica, que en el articulo número 4 dice lo siguiente

(…)
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la Ley y en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.
(…)

Para la justicia argentina la vida comienza a partir de la gestación, y no hay mucho que decir al respecto, excepto un pequeño pero importante juego dialéctico que mencionaré después, casi al termina.
Aquí, como ven, hay un choque entre el Código Penal y la Constitución Nacional Argentina, y como sabemos, lo que predomina sobre el Código es la Constitución. Esto nos demuestra a priori una actitud contradictoria de la Justicia Argentina, y esto más allá del juicio personal que pueda llegar a tener sobre el asunto. Aparentemente, los pactos y tratados agregados en la reforma de 1994 no parecieran ser lo suficientemente constitucionales como para ser tomados en cuenta. Y por esta causa fue quizás el fallo dividido de la Corte de Buenos Aires.
Por supuesto, no estamos hablando de la legalización del aborto en general –el cual sería un debate interesante-, sino de este caso en particular.
Al frío término, el que hecho de que el embarazo curse el quinto mes de gestación es tan solo una eventualidad, puesto que el feto no es ni más ni menos feto que desde la octava semana. O si quieren, en una categorización más filosófica, no es ni más ni menos humano que usted y yo desde el punto de la gestación, más allá de que sea una mórula.
Lo que es discutible en la Declaración Universal de los Derechos Humanos con aquello de individuo lo aplasta el Pacto de San José de Costa Rica, puesto que uno puede preguntarse ¿desde qué momento es uno individuo? Bien podría decirse que a partir del momento en que uno comienza a tener experiencias, pero ¿las intrauterinas también cuentan o son solo las extrauterinas? También podría derivar en que el feto no es un individuo, sino que es parte de la madre. Estas objeciones –y quizás todas las demás- son destruidas por la Declaración Interamericana de los Derechos Humanos citado anteriormente.
Entonces ¿a qué nos atenemos finalmente? ¿Cómo puede proceder el profesional de la salud ante estas pautas contradictorias? de alguna manera la actitud de la profesional me parece bien ante la contradicción. Ante esto, los dos primeros fallos de la justicia también me parecieron correctos.
Las partidarias de las corrientes feministas –de corrientes filosóficas, las otras no se merecen siquiera mi consideración-, alegarán que las mujeres tienen derecho a regir sobre su propio cuerpo, eso es un tanto objetable en estos temas, pero lo dejaremos para otro momento.
Una buena solución sería llevar a termino el embarazo y luego dar al pequeño en adopción parecería una buena solución a priorí, pero en realidad, si vemos la enorme cantidad de niños esperando una familia no lo tanto.
Aquí se sostiene el debate pseudo filosofico de si lo que no es punible es o no un acto criminal, y mientras los retóricos de café hablan sobre esto, la realidad es que todos se miran unos a otros sin saber qué hacer.
Vemos el claro 'apriete' de los grupos de fanáticos religiosos -Es una tautología, ya lo sé, pero para que quede más claro-, ante los que la sociedad secular no debe ceder por más que realicen sus amenazas y atentados.
Que quede claro esto: La salud reproductiva es un derecho y obligación del Estado por más que las sotanas pataleen.
Por mi parte, veo con recelo la mezcla de cuestiones religiosas en algo que pertenece a las instituciones de la sociedad secular. Como ya lo dije alguna vez, y creo que en este mismo artículo, soy anti-abortista, pero no necesito pretextos "Metafísicos" para serlo. Lo soy por convicción.

31 julio 2006

Mensa en elucidación de lunes


Ok, no puedo dormir otra vez. Ya me clavé la pastilla azul y nada. Entonces sigo la misma rutina de los lunes por la mañana. Me siento frente a la PC, abro la pagina de Mensa argentina, miro los posts, nada decente, Oh! Porque los mensapios también postean boludeces… cosas que me proponen un replanteo continuo de lo que es Mensa, de lo que significa la palabra inteligencia, y de otras tantas cosas que no vienen al caso. Todavía recuerdo los fogoneos con gente como Ducados, Kentaro, Lagave, vnieves, y demases (neologismo tomo I), que al menos eran divertidos. La simple palabra Mensa vinculada con Organización trae los siguientes diálogos para aquellos que desconocen.

Seguir Leyendo...

PERSONA NO IDENTIFICADA: Che ¿y qué es Mensa?
MENSO FELIZ: Mensa es una organización internacional sin fines de lucro fundada en 1946 en Oxford, Inglaterra, con la intención de identificar personas de todo el mundo con elevado cociente intelectual y ponerlas en contacto a través de publicaciones, encuentros y correspondencia.
PNI: ¿Es una secta?
MF: No, nada que ver. Es como un grupo de amigos.
PNI: Ah… ¿y qué hacen?
MF: Bueno, este… verás… lo que hacemos es juntarnos y… no sé… pasarla bien.
PNI: Ajá, o sea, que no hacen nada…
MF: Lo que hacemos es juntarnos con gente como nosotros…
PNI: Ok, es una especie de discriminación, de eugenesis si querés…
MF: ¿De eu… lo qué? No, nada que ver, lo que hacemos es juntarnos, tomar unas cervezas, de vez en cuando se dan unas charlas re copadas… y todas las reuniones son abiertas a todos.
PNI: Mmmm… Charlas interesantes… Bueno, ¿pero eso no vendría a ser dependiendo de las perspectiva individuales? Y por otro lado, si estás, y las actividades son abiertas ¿para qué estar? Salvo que quieras probarte a vos mismo que sos capaz de ingresar.
MF: Claro, por supuesto.
PNI: A qué.
MF: A lo primero.
PNI: Entonces lo que es interesante para vos puede no serlo para mi, y entonces ta no sería una charla tan copada…
MF: Bueno, pero también podés hacer otras cosas…
PNI: ¿Por ejemplo?
MF: Tenés unos juegos de rol de puta madre…
PNI: Juegos de rol… entonces se juntan a emborracharse, o charlar de cosas que pueden ser interesantes o no serlo…
MF: Estás trasgiversando mis palabras…
PNI: Bueno amigo, no dije ni más ni menos de lo que dijiste vos.
MF: Pero no entendés nada de lo que estoy diciendo, lo que hace Mensa es detectar y fomentar la inteligencia…
PNI: ¿Y cómo es que lo hacen?
MF: Este… bueno, las charlas, los juegos de rol… aparte, para ingresar tenés que dar un examen…
PNI: Ah… un examen…
MF: Si, un test de inteligencia!!
PNI: Claro, es extraño, pero no son pocas las teorías que critican las baterías de tests de inteligencia… y un solo test…
MF: Si, asegura que tenés un CI superior a 130…
PNI: WOW!! Bueno, entonces supongo que con tu ci, que por lo visto es grande como la provincia de Tucumán podrías definir sin problemas el concepto de inteligencia, porque a mi, a pesar de tantos años se me viene escapando.
MF: Bueno, es una pregunta difícil de responder.
PNI: Entonces me estás diciendo que sos miembro de una asociación que pone su punto de selección en algo que no sabes lo que es… bueno, bien.
MF: No, pero si sé lo que es, lo que pasa es que difícil de explicar.
PNI: Bueno amigo, según tengo entendido, cuando uno sabe de lo que está hablando puede ponerlo de infinitas maneras hasta hacer entender al otro.
MF: …
PNI: Ok, ya entiendo qué es: es un montón de gente al pedo, que no tiene otra cosa mejor que hacer.
MF: Pero resolvemos dibujitos re complicados…
PNI: Jajajaja… si amigo, comprendo. Pero si fueras lo suficientemente inteligente, aunque todavía no resolvimos qué es, me podrías hacer callar sin mayor problema, aunque también está el hecho de que no quieras hacerlo.
MF: Si, claro.
PNI: ¿Claro a qué?
MF: A lo que dijiste.
PNI: Ajá. Bueno, disculpá, pero fue divertido escucharte... solo un grupo de muchachos con problemas de identidad... bueno, bien, adiós.

Entonces, Cristian, ¿Por qué sos miembro si te ponés tan ácido con los otros? He encontrado algunos amigos, paradójicamente. Pero de todo lo otro que buscaba cuando ingresé, bueno, absolutamente nada.
Mensa (Por lo menos aquí) es como querer recrear la sociedad, pero fuera de la sociedad, lo que vendría a ser un artificio maravilloso pero imposible, y no mucho menos trivial que el club de los fumadores de la santa pipa.
Entonces, fomentar la inteligencia y esas cosas… bueno, nada de eso, es más bien charlar, juntarse, estar un rato, fastidiarse con algunos, y alegrarse con otros, pero nada fuera de lo normal siempre y cuando hagas tu juicio en forma de sentencia, como sabiendo de lo que estás hablando, aunque la charla se trate de de las victorias de Alejandro en Asia y no entiendas nada. En resumen, lo que en realidad importa son las formas, las maneras, aunque seas un pelotudo marca ACME.
Mensan en crisis.

24 julio 2006

Quo Vadis?


Mientras escucho Caetano Veloso, y me siento el hombre más pelotudo del planeta, voy meditando acerca del destino de mi existencia. Pronto ya serán 25 años de nada –o como le gusta decir al presente pseudo escritor-, de una nada circular y etcetérica.

Seguir Leyendo...

Es verdad, estoy bajón, y es el hilo pendular de mi humor que hace que me encuentre así… a veces despierto siendo Eurípides, y otras siendo los desgraciados personajes de Eurípides, con lo cual, la diferencia viene a ser bastante drástica.

Es raro, solo encuentro libertad en dos momentos, una cuando estoy con jugando con mi hijo; la otra cuando estoy escribiendo, y si bien la mayoría de los escritos tienen como destino final el segundo cajón del escritorio, allí van quedando las anécdotas… los retazos de lo que quizás en algún momento quise ser, de lo que también quise tener. Sinceramente me cuesta mirar más allá del hoy. ¿Y qué es lo que veo cuando miro en este instante? A mi mismo y a lo que me va constituyendo, ya que, soy tanto el mundo me és… más allá del bonito juego de pensar en el hombre como hombre y él mismo, hombre y nada.
¿Qué es lo que tengo hoy en tanto yo? Bien, tengo un trabajo en el cual suelo sacudir la cabeza y preguntarme qué diablos estoy haciendo allí, en el que he encontrado algunos grandes amigos –Max, Balti, Hernan, Mariana (aunque me anda hablando poco)-, que hacen la vida soportable allí dentro; actualmente estoy cursando una carrera (Si otra) que no me satisface del todo (Si, otra vez), y en la que también suelo sacudir la cabeza para preguntarme qué diablos estoy haciendo allí; tengo un bagaje de conocimientos que algunos dirán que ejerzo con el puro placer de satisfacer mi ego, otros talvez dirán que es pobre, y otros que es extenso… No me considero erudito, ya que este tiene el defecto de ignorar la duda, volviéndose en su misma contradicción; tengo las armas dialécticas –Ja, no podía escribir y olvidar a mi amiga Luz- que dentro de todo me siguen siendo fieles, o por lo menos no me han dejado dando pasos en falso. Ahora bien, podría prescindir de todo esto, cosa que de hecho hago bastante seguido, y sin embargo, solo una persona quedaría en pie, la misma que aplaca mis colosales y famosos accesos de cólera con solo una sonrisa y un abrazo, robándome una lagrima profunda de emoción. Y luego dice ‘Papá, ¿vamos a pashear?’.

Creo haber dicho más de muchas veces que él es el dueño de mi vida y que mi vida es por él. También creo haberlo hecho al respecto de que suelo aplacar el yo hombre en pos del yo padre, cosa que quizás muchos de los que me han conocido en la etapa anterior de mi vida no crean, ya que ellos aun sostendrán que soy: Yo mismo, para mi mismo, y en pos de mi ego. La palabra clave es esta: Hoy que no puedo ir a verlo me siento mucho más culpable y desdichado que si en realidad fuera culpable de un hecho trágico e irremediable.

El problema es que el yo hombre también existe y por más que intente aplacarlo suelo fracasar en la empresa; entonces me encuentro saltando de cama en cama y de beso en beso sin sentirme parte de ningún lugar. Luego viene el día, la extraña soledad de alguien también imprescindible pero ignorado, que quizás esté y quizás no; tanto así que ya han pasado casi 25 años y todo sigue igual que casi siempre. Entonces aparece mi otra gran amiga, que se llama Graciela, y con cara de pocker me dice: ‘No es que sean todas locas, putas, retardadas, enfermas, estupidas, o etcétera ¿no será que el problema en realidad sos vos? ¿Qué tenés miedo de que todo vuelva a salir mal?’. Esto puede no estar tan equivocado, pero tampoco es tan cierto, últimamente ando con ganas de encontrar a alguien que al otro día esté por el hecho de que yo quiero que esté y no porque haya sido una mera confusión. Y como diría la cita del Cristian de otrora: ‘Nada vivo de este mundo me infunde temor’.

Tengo casi 25 años, y sin embargo siento que tengo muchos más, tengo una nada que es circular y que solo posee dos puntos de quiebre.

Al final, tendré que darle la razón a una vieja cita cuyo autor se me escapa, que dice: ‘Cuando la mierda te llega al cuello lo unico que queda es cantar’.

22 julio 2006

Frack, habanos, y contradicciones


Finalmente arribó Fidel Castro, al Río de la Plata.

Mi primera reacción fue de indiferencia, puesto que ¿Qué diferencia sustancial puede producir para el rumbo nebuloso del orbe, la existencia o no de un tirano latinoamericano dueño de una isla perdida en medio del océano Atlántico?

Lamentablemente, más allá de la impresión inicial, mis cavilaciones continuaron, volviéndose más oscuras, pero por una cuestión que excede a Castro en si.

Seguir Leyendo...

Debe ser que aun recuerdo las imágenes de su discurso en la Universidad de Buenos Aires, secundado por su escolta armada. También recuerdo las agrupaciones presentes en dicho momento… pero ¿no eran las mismas que reclaman hoy por los derechos humanos? ¿no eran las mismas que forman hoy multitudinarias marchas? ¿no eran las mismas que irrumpen hoy en la Universidad para evitar las elecciones? ¿no eran las mismas que reclaman hoy por la cabeza de los dictadores vivos? ¿no eran las mismas que hoy dicen luchar por la democracia y la libertad? ¿no son parte de los que hoy vuelven a recibir a Fidel?


Muchas preguntas retóricas vienen a mi mente, pero la respuesta a todas ellas es única e invariable: SI. Obviamente, si estas agrupaciones vivieran en la Cuba de Fidel, no tardarían en acabar en el calabozo, o en su defecto, de dibujar con rojo los ladrillos de un paredón anónimo. Esto es, simplemente, porque Fidel es a Cuba lo que Videla fue a la Argentina: El cáncer de la sociedad civil. La ley de Cuba es simple: Restricción de todo tipo de libertades. Pero no, para estos muchachos –muchos de ellos de mi edad, y otros mayores-, Fidel toma el vector de libertario del oprimido pueblo cubano, confrontador de la política estadounidense; mientras que el balsero que prefiere jugarse la vida corrido por la miseria y el hambre, es un puerco traidor a la causa... pero a esta altura ya me pregunto ¿Qué causa? ¿Cuál causa? No es raro que para el paria social todas las causas no sean más que un efusivo artificio.

Es cierto, la Revolución en manos de Fidel y Guevara fue libertaria en principio, liquidando la corruptela del gobierno de Fulgencio Batista. Pero lo libertario culminó allí donde empezó, ya que no hay cuestión más peligrosa para el hombre que el hombre con vicios del poder y ejercicio del mismo. Afortunadamente, Guevara murió con sus quimeras intactas. Lamentablemente, Fidel vive contemplando la realización de su sueño. Quizás lo único que separe a este pequeño déspota del terror estalinista sea la extensión del territorio.

Lo perturbador de todo va por dos partes. La primera, que mencioné casi al principio, es la gran contradicción de las ‘agrupaciones’, que se autodenominan defensoras de la libertad, y sin embargo ejercen un tipo de adoración casi litúrgica por un pequeño tirano. Pero más aterrador que esto –si bien hay pocas cosas que puedan serlo-, es la gran contradicción de los mandatarios latinoamericanos, al recibirlo como uno más, sobre todo para nuestro propio Doctor K, que ofreciendo su acostumbrado ‘revival setentista’ se olvida de que Fidel también mata.

Muchos dicen que el MERCOSUR hoy vive un corrimiento hacia la izquierda, esto no es falso, ya que hay democracias con presidentes socialistas como Michele Bachelet, Lula Da Silva, y quizás también Tabaré Vásquez. Pero lo que también coexiste en el MERCOSUR, más como región que como mercado, son pequeños autócratas de base legitima que se dicen izquierdistas, como Hugo Chávez Frías, el duro Doctor K, y estimo que en no mucho tiempo más, Evo Morales. Estos últimos aspiran a ser Fidel, pero como una graciosa paradoja del destino, su propia mediocridad se los impide. Quizás a esto deba romper con mi habitual nominalismo y decir ‘Gracias a dios’.

Lo que me molesta de todo esto es el acto hipócrita, el de las agrupaciones de izquierda aquí democráticas, y allá pro Castristas; la gran ceguera kirchnereana, que le impide, aunque más no fuera, mentir coherentemente. Pero no solo esto, intelectuales, escritores, periodistas –algunos los ‘adiktos’ y otros no-, políticos, etcétera, mantienen esta vil canallada de decir ‘Oh tu gran Fidel’.

Por mi parte digo: no a los dictadores, aquí o en cualquier parte; no a los hipócritas, a los falsarios, a los cobardes… Pero al fin, todo esto que digo quedará maniatado por la atrofia intelectiva que requiere nuestro Gran Gobierno.

18 julio 2006

Little Wing

G3 Little Wing Jam



Tres guitarristas geniales de estilo diverso, haciendo este tema de Hendrix. Todos llevamos en el corazón la versión de SRV, pero lamentablemente no la pude encontrar. Quizás los músicos entendamos la sagrada frustración de escuchar a estos tres genios con adoración casi liturgica.
Sencillamente sin palabras.

13 julio 2006

36

Mi lamentable afición de lector me ha deparado, a lo largo de la vida, sorpresas, algunas buenas y decadentes, otras sombrías, pero no por ello menos sorprendentes. El objeto de este relato, que seria falaz elucidar como fantástico (mis propios ojos han sido testigos fieles de la información que proporciona), es dar luz sobre un hecho bastante peculiar ocurrido algunos años atrás en un pueblo perdido entre lo que supieron ser vaquéanos y los avatares del progreso, situado en el limite de la provincia de Buenos Aires con La Pampa, y cuyo nombre omitiré para resguardar su dignidad.

Seguir Leyendo...

Había partido hacia aquel pueblo con toda la familia, con el fin de pasar algunos días en la tranquilidad del campo, lejos de la ruidosa y ajetreada capital, mas por estricta recomendación médica que por gusto (es inaudito como el estrés puede llegar a arruinar a un hombre).


Luego del viaje agotador, nos instalamos en la estancia “Los palmares”, perteneciente a mi gran amigo, el Doctor Julio O´Brien cuyo cabello alborotado y rojizo, delataba su neta ascendencia Irlandesa. Luego de la cena, ya dormidos los niños, en el silencio solitario de la noche campestre, Julio me invita a pasar a la biblioteca, aseverando que tiene en su poder unos volúmenes extraños y antiguos, adquirido en su ultimo Viaje a Europa, fingió no recordar la suma pagada por aquellos, únicos y secretos, según había proferido el parco bibliotecario que se los cedió a modo de contrabando. Preferí no indagar sobre la cuestión, puesto que lo ilícito tiende a causarme una suerte de rechazo, tanto por el acto como por los actores.

Eran en total seis ejemplares con cubierta de cuero negra, enumerados de tal forma que procedía a la omisión de los caracteres arábigos: III, V, VII, IX, XI, y XII. Todos ellos comenzaban en Latín, con las mismas palabras; traduzco textualmente: “Zhorenn, notario de los treinta y seis, distinguido entre sus pares y alabado por su pluma, ha de encomendarse a la tarea de llevar a cabo estos nobles documentos, que darán luz o destrucción a la posteridad. Hemos juramentado llevar la empresa hasta las últimas consecuencias, más allá de nuestra vida y de todas las vidas. Lo que así fue, así será”. Todos los volúmenes constaban de 333 paginas, enumeradas únicamente por números impares (aquí se presenta una contradicción con el libro numero XII, de la que luego me explayare), como dije anteriormente, la primera pagina escrita en Latín y manuscrita (siempre por la misma mano), las demás impresas con el arte rudimentario de las primeras tipografías. De estilo confuso, mezclaban pasajes en ingles, latín, alemán, griego, y un idioma aparentemente asiático que no logramos elucidar sino hasta tiempo después. En el caos aparente de transgresiones dialécticas, se consentía un breve principio ordenador: las paginas terminadas en 1 empleaban el latín; las que lo hacían en 3 el alemán; en 5, el ingles; las finalizadas en 7, el griego; y finalmente las que culminaban en 9, empleaban aquel idioma desconocido.

Julio dominaba el griego y el ingles; yo, el alemán y el latín, de esa manera, en vano trabajamos la noche tratando de elucidar el contenido del primero de los libros.
Había una conexión clara entre las páginas subsiguientes, excepto la primera que ya he mencionado, las demás constaban de la repetición de los hechos y de los treinta y seis, mecánicamente, sin variaciones, las mismas palabras y metáforas, a excepción de las locaciones y actores.

El primer gran error fue el de la generalización.

Julio sugirió que quizás se trataba de una especie de acertijo o laberinto, yo le recordé que el laberinto inextricable es el que consta de una línea recta, pero finalmente adherí a dicha idea, ambos presentíamos (temíamos) que quizás la resolución se encontraba en aquellas hojas de idioma ignoto. Mientras aquellas permanecían al amparo de nuestra ignorancia tratamos de develar el contenido de las demás.

El enigma se propagaba, en cierta pagina cuyo numero no recuerdo, pero que se encontraba en alemán, citaba lo siguiente, “Hemos asumido la cifra, la fachada, o el nombre, de los treinta y seis (der sechdreiBig), que enumera y recoge cada una de las verdades del universo, o una verdad (la única) de cada uno de los universos, lo que es al fin, una constante. La batalla contra los infieles nos ha delegado importantes bajas, huimos de los que profesan la fe del Cristo judío, somos perseguidos. El acero de la espada aun nos es noble, pero cada noche percibo como el círculo cierne sobre nosotros, somos traicionados en cada campiña y en cada ciudad; los espías de nuestra insignia nos han abandonado y los de las contrarias, nos carcomen. Una escuadra a cargo del gran general Utwer Von Drasch que nos supera en número y en vigor ha sido encomendada a destruirnos; en nuestros hombres se siente el temor casi palpable de la muerte inminente. Los treinta y seis generales tratan de elevar la moral de los nuestros, dar la vida por la verdad, es un final glorioso, apoteótico; pocos de nuestros hombres comparten tal apreciación; han comenzado las deserciones y las ejecuciones para evitarlas, los bravos guerreros de los treinta y seis que intentan huir, son primero difamados, luego, se les quema los ojos, se les corta la lengua, y se le atraviesan las orejas, mas tarde se les amputa sus miembros cauterizando las heridas para evitar la muerte, y por ultimo, se los abandona a su suerte en los caminos, sin extremidades y sin sentidos evitando la dolorosa traición; los mas afortunados mueren antes de culminada la empresa, los oficiales de mayor rango son favorecidos por la decapitación. La gran incógnita es si nos eliminaran los impíos infieles a la verdad, los pares y el infinito; o lo haremos nosotros mismos; al parecer, lo único que sostiene la lealtad, es el impiadoso castigo contra la sublevación y la traición.

El Barón negro nos aguarda en su fortaleza, ha puesto sus hombres a disposición de los 36 generales, las tropas del Barón son el ultimo bastión que nos separa de una derrota estrepitosa.”
Las mismas palabras se repetían en las cuatro numeraciones siguientes. La quinta, incógnita.
“Infames de la unidad, necios que aun no comprenden, ni comprenderán, que el infinito tiende a su complementario, al par; y que allí reside la verdad y el dios perfecto que propende a II (la escritura o alusión de su nombre sagrado y secreto se castiga con la muerte). Uno de los espías ha informado que Von Drasch, en el secreto de la noche, adora las verdades de los 36 universos. Esta información es poco fiable, aunque no imposible.

Nuestro retroceso es lento, solo tres lunas nos separan del barón y su ejercito.

El general Dietrich, segundo al comando se ha sublevado con un tercio de los hombres de la infantería; los caballeros y arqueros han permanecido fieles. El príncipe de Stutgaard, líder de los generales, prepara la estrategia desesperadamente, sin piedad. La replica ha de ser rápida y despiadada, puesto que Drasch a cargo de las fuerzas del emperador ha acortado demasiado las distancias.

Al amanecer los arqueros iluminan el cielo mortecino con las flechas incendiarias, y la caballería avanza destruyendo eficazmente las defensas soñolientas y circulares de Dietrich. Poco después, los heresiarcas deponen armas, participándose del suicidio para evitar la furia del príncipe, el general Dietrich es capturado, luego de implorar clemencia, esta le es concedida. Es ejecutado. Ahora su cabeza pende de la punta de una lanza junto a nuestro estandarte.

Hemos divisado, a los exploradores de las escuadras del emperador, el final se acerca, dos noches nos separan de las tierras del Barón. Los restantes generales han decidido obligar al príncipe, al destierro de la batalla, y delegarlo junto con una guardia formada por los mejores caballeros al castillo del barón; su lugar es ocupado por el tercer general, Pártamus. Los generales se reúnen, juramentan a Gustav, heredero natural del lugar dejado por Dietrich.
La huida es desesperada. La confrontación directa, imposible.

Es probable que este sea el último sol que ilumine nuestra bandera. Una muerte honorable al servicio de nuestro señor y el infinito nos pertenecerá, lo haremos arder con la ira de Stutgaard, representación de la verdad de los treinta y seis universos.”

El resto del primer volumen se diluye en descripciones burdas de los pormenores anteriores al fin, como un intento de dilatar los tiempos reales en los tiempos de la escritura.
Las últimas páginas del primer libro es una confusión de sangre y lucha, en un intento de traspasar la batalla del campo al escrito.

Solo el campo nos separa de Von Drasch, que nos dobla en número, envía a dos de sus mensajeros para negociar los términos de la rendición que cree un hecho. Pártamus se niega a recibirlos, quizás ineptamente.

La infantería de los hombres de la cruz avanza en un grito desaforado, lo único a lo que atinamos es a defendernos, los arqueros disparan sin cesar, muchos de los infieles mueren por las flechas de la verdad, pero nuestra arquería es reducida para acabar con tal cantidad de guerreros. Los infantes proceden a un contraataque frontal, y dos de los cuerpos de caballería atacan por los flancos. Comienzan a llover flechas de los herejes, sobre propios y ajenos. Gran parte de los guerreros de la cruz mueren al igual que nuestros nobles caballeros. Comienza el verdadero albur de la batalla, las tropas del emperador se habían dividido estratégicamente, y el segundo comando nos ataca por la retaguardia, ya todo esta perdido. Ese ataque sorpresivo, elimina nuestros arqueros, y luego de singular combate, al resto de la caballería. Aun veo nuestro estandarte en las manos tiesas de Pártamus junto con la cabeza del traidor. Los sobrevivientes somos capturados, sabemos lo que nos espera, pero no sentimos temor. De aquel temido ejército libertario de los treinta y seis, solo quedan acaso 200 hombres, cinco comandantes y yo.

Aceptar la fe del cristo o morir, esa es la cuestión. Los generales sobrevivientes son crucificados al negarse a develar el nombre sagrado. Los bravos guerreros ignorantes de aquel, son quemados vivos, muerte quizás mas aberrante que las anteriores, porque arderán eternamente en el infinito. A mi, se me perdona la vida, quizás de la forma mas vulgar, he aceptado la fe del cristo, he adorado su efigie, he traicionado mi verdadera fe, he develado el secreto. Pero con o voto de castigo, para que nadie ignore mi pasado de hereje, me fue arrancado un ojo y la mano derecha. Soy tomado por esclavo por el propio Utwer Von Drasch. Él mismo redacta el preámbulo de mis escritos. “Zhorenn, notario de los treinta y seis, distinguido entre sus pares y alabado por su pluma, ha de encomendarse a la tarea de llevar a cabo estos nobles documentos, que darán luz o destrucción a la posteridad. Hemos juramentado llevar la empresa hasta las últimas consecuencias, más allá de nuestra vida y de todas las vidas. Lo que así fue, así será”.
He dicho: mi señor, no comprendo. ¡Calla perro traidor! solo te he perdonado la vida porque en todo el reino no hay pluma que se compare con la tuya por lo demás merecerías una muerte lenta e infinita, dijo, luego rió socarronamente, y con un aire condescendiente dijo: ya entenderás.

Momentos, que me parecieron eternos, avanzamos rumbo a las tierras del Barón, el castillo es rodeado. ¡Cuan corta era la distancia a la salvación! Contradictoriamente, las puertas se abren, avanza un jinete solitario con un saco y una epístola. Las letras rudimentarias proferían: el círculo se ha cerrado, el pago por la libertad ha sido consumado y se encuentra en aquel saco. Que el dios que es par e infinito este a tu lado y salve al emperador de los herejes. En el saco se encontraba la cabeza del Príncipe, en la que aun perduraba el gesto de asombro y terror.
La cabeza de mi señor fue enclavada junto a la cruz”.

*Continuara algún día.

12 julio 2006

Palabras más, palabras menos


Muchas veces las palabras no sirven de nada, otras si, pero son irrelevantes. El acto de definir inexorablemente tropieza con palabras que rara vez tienen la significancia precisa de lo que sucede en nuestro interior, y entonces un velo de arbitraria paradoja se inmiscuye entre la oración y el hecho en si: Lo que siento no es lo que digo por el solo hecho de que no se siente en palabras, pero estas son el método principal para llevar hacia fuera lo que es interno; de modo que todo vocablo surgido así, por más sincero que se crea, termina siendo falaz, pueril, o infame –o todas a la vez-.

Seguir Leyendo...

Quizás, y sobre esto deposito mi dudosa esperanza, el lenguaje corporal sea lo menos artero, ya que se moviliza por carriles distintos al hecho dialéctico… ¡Cuantas veces he visto que la palabra amor para el enamorado per se, deja gusto a nada, o a poco, dependiendo del estado, y este se desespera tratando de crear un neologismo efusivo que abarque todas esas cuestiones negadas por el verbo potencial! Es de esta manera debido a que el lenguaje dialéctico no tiene valor real, sino escasamente denominativo, una vulgar salvajada que tiende a seccionar lo vital de lo experimentado… llámese amor, desamor, tristeza, odio, vacilación, o como más se quiera… si hasta “Felicidad” es una expresión esquiva e insolente. Así, los términos que solo pueden definir lo estático, se contraponen a la dinámica que corresponde en regla de necesariedad al hecho de vivir.

La existencia y todo lo que a ella compete es irreductible a meros vocablos; lo hacemos, según creo, por la exasperante necesidad de inventar un maravilloso artificio: El de ser comprendido, el de darse a comprender, el de sentir compañía –de alguna manera-. ¿Cómo te enterarías sino, a la lejanía imposible del recuerdo, de la profunda tristeza que me abarca al no tener más remedio extrañar? El problema es que cuando digo extrañar pienso en algo que ya de por si se aleja a lo que siento, y por antonomasia, por las cosmovisiones que han sacudido tu existencia, comprenderás algo completamente distinto al sentido que movió en principio todo aquello. Así, la distancia va aumentando a medida que los malos entendidos se expanden, cosa que es inexorable. Todo esto nos conduce a una doble complejidad de la comunicación.

¿A qué me refiero con ‘Brutal salvajada’? las términos pueden conectar distintas cuestiones dentro de uno, teñidas de una carga emotiva –tengamos en cuenta de que hablo de sentimientos-. Imágenes, conceptos, porque también las palabras requieren de un feedback con conceptualizaciones anteriores; pero todo esto se pierde en la expresión… solo quedan letras perdidas en el intermedio del que emite y el que recibe. Es casi estupido suponer que el otro pueda contener todas aquellas experiencias que en nosotros se convierte en vocablo, así, tanto más estupido es sostener que se nos está comprendiendo…

06 julio 2006

El decoro sigue de vacaciones en Turkmenistan


Y mientras el decoro se fue de joda con las ideas haciendo tren fiestero con la inspiración, no me queda otra cosa que pegarle a los infames.

Argos:

¿Qué es un decontructivista? ... Un post estructuralista con verguenza.

¿Y el feminismo? Un problema hormonal con aires de sistema filosófico y verguenza post estructuralista.

¿Y el machismo? Un problema hormonal que ni siquiera llega a sistema filosófico.

¿y el existencialismo? Una macaneada pura.

¿y el nihilismo? Un divertido juego de la adolescencia.

¿Y el racionalismo? El sueño de un pobre muchacho.

¿Y la ciencia? Un acto de neo paganismo en pos de mistificación.

¿Y el vitalismo? Otro sueño de otro pobre muchacho, o quizás del mismo pobre muchacho.

¿y la filosofía? Otro acto de paganismo, pero que contiene la destreza mefistofelica de los años transcurridos.

¿Y la religión? Bueno... una especie de nihilismo menos hipócrita y más idealista.

¿Y vos? ¿Qué sos vos? Bueno, eso es lo que nos preguntamos todos ¿no?

Sin ganas de escribir...


… intemporales, sin ente, los que conocieron las reminiscencias del mortecino resplandor que iluminó el cielo de la bella Cartago.

Dieron señas del puñal y de la adarga que algún día alzarías esperanzado contra otros, que entregarían al igual que tú, sus efímeras vidas en honor a distintas causas. Nunca supiste, nunca quisiste saber, que las causas, aunque honorables, vistas en el lapso de una eternidad resultan efímeras tanto como las vidas de aquellos quienes las enarbolan.

Ya mil fuegos atravesaron Cartago; y sus ruinas, con distintos nombres, razas, y colores, han sabido regresar, fielmente –en vocación absorta-, una y otra vez a sus llamas.

(Bella paradoja de la noche que siempre es todas las noches)

Defectos de la mujer


Esta cita se encuentra en un pequeño librito llamado "Heterodoxia".

"...Dice La Rochefoucauld que los defectos nacen de la exageración de las virtudes. Las virtudes de la mujer son su altruismo por la especie, su capacidad de sacrificio personal por los hijos y los hombres bajo su cuidado. Por eso mismo su mundo es concreto y pequeño, personal y vital. Pero de ahí a las pequeñeces y, lo que es peor, a la pequeñez, hay un paso; y al egoísmo de hormiga, al comadreo, el chismorreo pequeño, a los celos viscerales.

El hombre también se equivoca, pero al menos se equivoca haciendo una guerra mundial o un sistema filosófico."

Pd. La ironia del presente no me pertenece, vayanle a agradecer a Ernesto. Lo mio se confunde en la atrofia intelectiva.

28 junio 2006

El hincha mas feo de la selección



Sisi, todos sabemos que Joaquín es un ser iluminado por una belleza trascendental; en cambio, como pueden apreciar, el padre es absolutamente lo contrario.

Antipoética

Hace algún tiempo atrás, cuando aun no poseía existencia primordial y los vientos de las vísperas infernales sacudían mi alma, hube escrito un poema. Una poesía quizás baladí, de métrica simple, claro, bello y abrumador.

Toda poesía que tiende a la claridad conjetural, me produce una suerte de rechazo natural y profundo; como si escribir sobre la abundancia y la felicidad me fuera sumergiendo en una exageración chabacana, grandilocuente, y estúpida.

Pero algo extraño sucedió con aquella, de la cual existe solo una copia, que no poseo.

Seguir Leyendo...

Luego de escribirla, aun con el marcador en la diestra y los ojos extasiados de imágenes, contuve la respiración y leí.

Quizás fue el azul del marcador resaltando contra los cerámicos blancos del muro en una noche de verano, o talvez uno de esos momentos donde el destino se presenta ante nosotros con su amarga y solemne totalidad, jugando con nuestras incomprensión de impávidos hombres... no lo se, fue terror lo que cundió en mi cuerpo.

Hoy elucido a medias, que aquel poema baladí, en el cual se debatía la antitesis eterna de la noche y el día como una búsqueda desesperada y terrible; no hablaba de días, noches, estrellas o nadires, sino que nos nombraba a todos nosotros en cada una de las situaciones que luego nos fueron maniatando. Ni siquiera en la profundidad metafórica del escrito, en la que era evidente nuestra lucha dialéctica, podía adivinarse, las oscuras conclusiones que mi alma tal vez ya escudriñaba.Fue una noche calurosa de verano, tu casual ausencia, el muro, el marcador, y unas simples palabras en concordancia justa y desigual… fue los últimos tantos años de esta vida.

Aun en estas noches aciagas de otoño fraudulento, me pregunto si fueron mis sueños o mis necesidades, mis derrotas o mis brutales arrebatos, los que transmutaron a aquel simple y cursi poema, en un escrito casi profético de lo que es el devenir constante de tantas veces hoy.

22 junio 2006

Lo único que me mantiene en pie


El niño más hermoso del mundo con el padre más feo del mundo. Somos felices cuando estamos juntos, así que no nos importa.

28 mayo 2006

Sofista

Podría pasarme la eternidad cavilando acerca de porqué nos pasa lo que nos pasa. Podría estar dos veces el valor de la eternidad sin llegar a una respuesta, o a una conclusión, lo que en este caso viene a ser lo mismo.
Un juego dialéctico a la manera de Borges nos diría que si bien la cantidad de conclusiones es inabarcable, también lo son el número de hombres a lo largo del tiempo, de tal manera, que las unas y los otros siempre encuentran su correlato. Puedo aseverar que todos los hombres dan la suma de la biblioteca de Babel. También tengo la certeza de que un solo hombre nos refiere a algo más complejo, puesto que, el número infinito depende de su atributo: la infinitez; en cambio un solo hombre depende de su propia existencia. En tanto en el número infinito conformamos un eslabón más en la escalera hacia lo indefinido, en lo personal solo nosotros entendemos el laberinto sin fin que refiere el solo hecho de existir. Borges creó un universo llamado biblioteca, que a la vez refería a la humanidad entera y a la nada. Referí laberinto en cohesión con existir, pero ¿es dable de llamar de tal manera a lo signado por el azar? Con esto no digo el azar absoluto, ya que así se convertiría en un nuevo tipo de dios; sino más bien al azar subjetivo, mi porción de azar. Se puede opinar o no de la misma manera, pero lo cierto es que hasta la muerte comienza a existir una vez que se toma conciencia de ella.

Seguir Leyendo...

Diciendo lo anterior, casi con vergüenza, tengo que reconocer que tuve dos grandes maestros: Uno, el de los libros, Federico Nietszche; el otro, el de la vida, el licenciado Daniel Guerra. Ambos me fueron defraudando con el correr del tiempo; el primero, debido a que el “Anti-método” nietzschiano desemboca en el nihilismo. Nosotros, los que adoptamos alguna vez su filosofía, escondíamos este hecho evidente detrás de otra palabra: Vitalismo con mayúsculas, volviéndonos farsantes, retornando a la estructura que tanto pregonamos por destruir. Hoy en día tiendo a creer que es posible un vitalismo real, alejado del nihilismo final, aunque temo estar siendo ingenuo en esta postura. Con todo, no podemos negar la genialidad de las premisas nietzschieanas donde la pars constructiva y la pars destructiva forman una única entidad. Con una conjetura al estilo del gran pensador, podemos decir que solo se divisan nuevos horizontes rompiendo las descaradas paredes del gran templo.


El otro, un ferviente aristotélico, de los que ya no quedan, el mismo que me introdujo a la Metafísica en mis 16 años. La desilusión fue inexorable, porque la vida y el transcurso de la vida lo son. El siempre creyó que la verdad se encontraba en la realidad; por lo cuál, ambos, Verdad y Realidad, se sostenían como valores absolutos. Yo siempre supuse lo contrario, que son términos nominales, de importancia dialéctica o retórica, pero sin valor real; que históricamente identifican un vector de poder. Así, no es la realidad lo que fundamenta la verdad, sino lo inverso, es la verdad –inculcada- lo que estipula la realidad vivida. Claro que con todo esto estamos hablando de una realidad que trasciende los átomos, las moléculas, y las piedras; estamos hablando de algo quizás más importante: de la concepción del pensamiento.

Daniel, con todo el afecto que un alumno puede sentir por su maestro, desapareció de mi vida hace varios años ya, sin embargo tengo la certeza de que su pensamiento no ha cambiado un ápice en todos estos años. El seguirá hablando de causas eficientes, y finales, escribiendo con su letra redonda, que “Todo hombre, por naturaleza, desea conocer”, y que la Verdad es una sola. También creo que aun se sentirá decepcionado de este mal alumno, que siempre vio las cosas de manera harto distintas. Aun recuerdo cuando con sorna me llamaba “Sofista”, término que adopté, pero dándole una significancia positiva, como para que su derrota no fuera ya complementaria, sino total.

Aun, después de tantos años, miro hacia atrás, y veo a aquellos dos grandes hombres –cada cual a su modo-, con los que alguna vez estuve de acuerdo. Y aunque hoy nuestras diferencias son tajantes, no puedo dejar de divisarlos con cariño, así como los ancianos recuerdan su infancia en esa tierra lejana y ya cubierta de malezas que se llama inocencia.

24 mayo 2006

Confrontaciones

Estos dos breves escritos fueron publicados en un foro hace ya demasiado tiempo. Hoy vuelvo a releer y decido ponerlos aquí.

Nada de esto sería posible sin la ayuda de mi entrañable amigo José Manuel Aznar Baigorri, quien a la distancia de un oceano a ido recopilando estas brevedades que he desperdigado por la web, y a mantenido mi mente lúcida en los tiempos de interminables tormentas.

A él, a los amigos, y sobre todo a los caidos en el juego del ejercicio de la vida, van dedicados estos dos pequeños fragmentos de un tiempo anterior al presente.

Seguir Leyendo...

1)

En este momento me encuentro algo dubitativo al respecto de la voluntad, Arthur Schopenhauer es uno de mis filósofos preferidos, pero bueno, el verdadero conocimiento proviene de la confrontación crítica. Tiendo a pensar que la "fuerza vital" se mueve a través de la búsqueda. Aunque no búsqueda entendida como medio, sino en si misma, como irracional e inconsciente, que existe por si misma, más allá de un objeto. Llamar a esto, acto de voluntad, sería erróneo, puesto que al fin, todo acto de voluntariedad proviene de la racionalidad del actor; he aquí el primer punto de confrontación con Schopenhauer. Lo mismo pasa con el acto de Fe, siendo este irracionalmente lucido en la experiencia mística. El problema consiguiente es que si el acto de búsqueda se da como (digamos) "sensación" o como "percepción" no racional, es una búsqueda infinita... el acto de hallar se torna un imposible, es esto lo que al fin concibo como "causa dinámica existencial". El hombre le pone imágenes a esa percepción o sensación, digamos, un (x) trabajo, una familia, una posición social, el amor, el odio, y millones de etcéteras; pero cuando el objetivo aparente se encuentra medianamente cumplido, vuelve aquel vacío primordial, aquella necesidad de algo. Aun no elucido el fin, quizás esto sea dable de observar en lo que se denomina mentes alteradas donde la pulsión de vida ya no es primordial (esto puede sonar a sofisma, y es muy probable que lo sea; aun sigo trabajando en esto). Pero pienso, cada vez con mayor fuerza, que en el hipotético momento en que se descubre aquel mentado final, se agota aquello que nos mueve: Causa dinámica existencial.

Decir que la especie toda, se orienta hacia una única búsqueda es pecar de puro idiota, en esto soy plenamente subjetivista... tantas búsquedas como personas en el mundo. No hay reglas universales en estas cuestiones.

Aunque todo esto contiene una ruptura intelectual, que es el hecho de estudiar un avatar irracional desde un punto determinado de racionalidad (no encuentro termino mejor para exponer la idea... no se entienda como racionalismo).

En una conclusión basada en estas premisas poco elaboradas aquí, podría suponerse el enfoque existencialista del hombre (a la manera de Sartre, o más extremo como Camus).

No creo que el desarrollo termine adoptando esta corriente.

2)

Pensemos en una búsqueda o mejor dicho en la percepción de una búsqueda sin objeto definido (o sin objeto en absoluto), a priori tendremos una gran elucidación: La angustia. También dijimos que si la búsqueda es inconsciente e irracional no puede ser ni voluntad ni fe. Pero la pregunta a contestar es: ¿Por qué angustia? Bueno, justamente denomino a esta no como un estado racional, sino como un estado de sensación o de percepción (el termino que utilizo es el de Presensación aunque me evito de emplearlo aquí debido a las interpretaciones que pueda llegar a motivar, por nuestras breves diferencias de la utilización del lenguaje producto de la nacionalidad). De esta manera tendríamos un factor efectivo que se mueve en la misma esfera que lo anterior, lo irracional. Si la búsqueda es aparentemente infinita, sin destino u objeto, donde en el albur de llegar a la ideación priorística de la meta mueve las "cosmovisiones", entonces esto tiende a generar un sentimiento negativo debido a la falta de concreción, a la falta justamente del fin (podríamos aquí parafrasear a Aristóteles diciendo Causa final, aunque dudo de si sea un termino correcto).
Este sentimiento negativo seria la Angustia, la necesidad de algo que vez tras vez se nos escapa. Ahora bien, la Angustia no tiene que ser un sujeto puramente negativo, en mi manera de concebirla la encuentro como el elemento cohersitivo de la búsqueda en si. En este momento que es a posteriori se encuentra la duda trascendental ¿Es la búsqueda producto de la angustia o la angustia producto de la búsqueda? Bueno, como he explayado anteriormente, desde mi punto de vista, es la segunda opción, pero también es una interrelación. La búsqueda está, nos mueve; pero también nos mueve la necesidad de salir de la angustia, y la única manera posible de hacerlo es buscando, regenerándose el circulo una y otra vez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...